El expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de Paz de 1987, Óscar Arias, expresó hoy sus dudas acerca de que los eventuales acuerdos de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC, tengan que ser aprobados en un referendo.

"Tengo mis dudas respecto a que el resultado de los diálogos entre el Gobierno colombiano y las FARC tenga que ser aprobado mediante referendo", dijo Arias durante un conversatorio en la Feria del Libro de Bucaramanga, Ulibro 2013, que se efectúa en la Universidad Autónoma de Bucaramanga y que finalizará el 31 de este mes.

Al decir de Arias "otros acuerdos de paz como los de Centroamérica, Irlanda del Norte, Sudáfrica o el conflicto Egipto-Israel no fueron sometidos a ese procedimiento".

El Gobierno colombiano radicó la semana pasada ante el Senado, el proyecto de ley que busca que el referendo sobre un acuerdo de paz coincida con las elecciones que el país celebrará en marzo y mayo de 2014.

La iniciativa generó una fuerte tensión entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno Colombiano, que incluso ordenó el regreso de sus negociadores de Cuba, porque los rebeldes decidieron "hacer una pausa" para estudiar lo anunciado.

Al final, todo volvió a su cauce luego de que las FARC reiteraron que regresarían a la mesa de diálogo, aunque expresaron que rechazaban ese mecanismo elegido por el Gobierno para ratificar los acuerdos porque fue presentado y escogido unilateralmente.

El expresidente Arias señaló que el primer punto de discusión en los diálogos debió ser el cese de hostilidades pues a su juicio "es el más controversial y el más complejo".

Añadió que no tenía sentido discutir "sobre plazos, condiciones o amnistías si no existe un acuerdo para poner fin a toda forma de violencia", y señaló que esa es la principal lección que se desprende del proceso de pacificación de Centroamérica que él lideró.

Enfatizó en que "el mundo no tiene su mirada puesta en el conflicto colombiano; el mundo está preocupado por lo que pasa en Medio Oriente" y recalcó que el conflicto del país lo deben resolver "los colombianos, y deben aprovechar que el año próximo se cumplen 50 años de violencia para silenciar las armas para siempre".