El Gobierno de Perú abrió hoy un diálogo con los partidos de la oposición, con el que espera bajar las confrontaciones y establecer una agenda a largo plazo, después de haber anunciado que la crisis económica global llegó al país.

El primero en acudir a la cita con el presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, fue el Partido Popular Cristiano (PPC).

Mañana les tocará el turno al partido Perú Posible, del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), y a Restauración Nacional, mientras todavía no hay fecha para el Partido Aprista Peruano y el fujimorista Fuerza Popular, en principio reacios.

El objetivo final de esta iniciativa es hacer posible "la gobernabilidad", dijo hoy Jiménez.

El presidente del Consejo de Ministros recibió hoy en el Palacio de Gobierno al fundador del PPC, Javier Bedoya Reyes, a la excandidata presidencial Lourdes Flores y al presidente del mismo partido, Raúl Castro.

Al término de la reunión, que duró hora y media, Jiménez declaró en una rueda de prensa que era necesario "eliminar las barreras de la distancia, no solo las geográficas, sino la distancia política", con el fin de lograr u acercamiento "como país, como un Estado que busca solucionar los problemas de todos los peruanos".

Al anunciar el diálogo con la oposición hace unos días, Jiménez defendió la necesidad de tender puentes después de varios meses en los que el expresidente Alan García, del Partido Aprista Peruano, y los dirigentes de Fuerza Popular, del exmandatario Alberto Fujimori, lanzaron una serie de dardos contra el gobierno de Ollanta Humala y la supuesta candidatura electoral de su esposa, Nadine Heredia.

García acuñó el término de la "reelección conyugal" en las redes sociales para criticar el presunto apoyo oficial a una candidatura de Heredia en el 2016, hasta que la primera dama negó esa posibilidad cuando las encuestas reflejaron un bajón en la aprobación a Humala, que se sitúa ahora en un 26 %.

Descartada la supuesta candidatura de Heredia, García criticó el manejo de Humala en la política económica, cuando el mandatario reconoció que la crisis económica mundial había empezado a golpear a Perú.

El presidente peruano dijo, a mediados de este mes, que "el mundo vive una crisis económica tremenda" y que "la crisis ya llegó al Perú", razón por la cual su país va a recibir un menor canon minero por la bajada del precio de los metales.

Sin embargo, Humala aclaró después que la economía de Perú es sólida y que la discusión no es si va a crecer, sino cuánto va a crecer este año.

El Banco Central de Reserva inicialmente había proyectado un crecimiento para este año de 6,3 % pero en junio bajó esas proyecciones hasta el 6,1 %.

"Presidente no se chupe (no se acobarde): Falso que el ciclo del crecimiento se agota. Usted no aprovecha la situación e inversión mundial que favorecen al Perú", escribió García en su cuenta de la red social Twitter en julio pasado.

En el mismo tono de críticas, Keiko Fujimori mantiene un enfrentamiento con Humala y el gobierno, a través de Twitter, endurecido tras el rechazo del jefe de Estado al indulto humanitario pedido para su padre, el expresidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de cárcel por violaciones de los derechos humanos.

Los dirigentes apristas se negaron en un principio a dialogar con Jiménez, pero finalmente han aceptado acudir a una reunión con el gobierno, aunque aún no hay una fecha prevista.

De igual forma, el fujimorismo ha confirmado que acudirá al diálogo con Jiménez, pero que no estarán representados por Keiko Fujimori sino por el exministro Jaime Yoshiyama.

Los dirigentes del PPC presentaron hoy a Jiménez una serie de propuestas para "elevar el nivel de la política", establecer "reglas claras" y "juego limpio", además de poder enfrentar los conflictos sociales en el país, según declaró el presidente de este colectivo, Raúl Castro.

El dirigente enumeró, entre sus propuestas, un compromiso de las fuerzas políticas para dar estabilidad al país en lo que resta del gobierno, la reforma del Estado para combatir la corrupción y restituir la bicameralidad en el Parlamento, entre otros temas.

A su turno, Lourdes Flores se mostró de acuerdo con la convocatoria del diálogo, "después de días de crispación".

"Cuente con nosotros para desarrollar todas las medidas que permitan eliminar las trabas a la inversión", especialmente en la pequeña y mediana empresa que generan empleo, dijo.