Mike Tomlin sabe que puede hablar todo lo que quiera sobre el progreso de su equipo y acerca de cuánto le agrada lo que ha visto en la pretemporada. Pero el entrenador de los Steelers entiende que todo ello valdrá de muy poco si no se traduce en victorias durante la campaña regular.

"La realidad es que estos tipos de procesos se miden con base en los resultados", dijo Tomlin.

Y los resultados fueron muy malos para una franquicia con el palmarés de los Steelers a finales del año pasado. Una racha negativa dejó a Pittsburgh en 8-8 y fuera de los playoffs.

Fue una eliminación vergonzosa para algunos de los astros que habían guiado al equipo a tres apariciones en el Super Bowl en seis años.

James Harrison, Casey Hampton, Mike Wallace, Max Starks, Rashard Mendenhall, Willie Colón y Keenan Lewis fueron dados de baja, no se les renovó el contrato o se marcharon como agentes libres a otros equipos. En su lugar hay varios novatos o reservistas que esperan asumir un papel más importante.

De la velocidad con que novatos como Jarvis Jones y Le'Veon Bell se adaptaran al equipo parecía depender si los "procesos" que habían implementado los Steelers en los últimos meses redituarían con un regreso a la postemporada. Pero Bell sufrió un esguince del pie derecho y está fuera por tiempo indefinido.

A continuación, cinco detalles cruciales para el desempeño de Pittsburgh en esta campaña.

1.- LA OFENSIVA POR TIERRA: Los Steelers no lloraron precisamente cuando el enigmático corredor Mendenhall se fue a los Cardinals como agente libre. Tras cinco campañas con muchos problemas extradeportivos, Pittsburgh prácticamente le abrió la puerta a Mendenhall para que se marchara. Aquí entraba Bell, seleccionado en la segunda ronda. Sin embargo, el jugador de 21 años se lastimó y los Steelers tuvieron que adquirir en un canje a Felix Jones, procedente de Filadelfia, a cambio del linebacker Adrian Robinson. Jones, de 26 años daría al equipo una variante necesaria, si es que se mantiene saludable.

2.- RECEPCIONES Y VELOCIDAD: El rápido Mike Wallace emigró a Miami tras la campaña anterior. Los Steelers creen contar con un reemplazo más económico e igual de efectivo con Markus Wheaton, seleccionado en la tercera ronda. El novato iba a tener tiempo de recibir las enseñanzas de los veteranos Antonio Brown, Emmanuel Sanders y Plaxico Burress. Pero Burress se sometió a una cirugía en el hombro derecho y está fuera por tiempo indefinido. Además, Sanders está en el último año de su contrato, por lo que será Wheaton quien tendrá que hacer un aporte.

3.- UNA LÍNEA JOVEN: Se han ido Starks y Colón como agentes libres, dentro de un proceso para rejuvenecer la línea ofensiva. En su lugar hay jugadores de menos de 30 años: Marcus Gilbert (25), Maurkice Pouncey (24), David DeCastro (23) y Mike Adams (23). Ramon Foster, de 27 años, es el veterano aquí. Pese a su juventud, ninguno salió indemne de la temporada de 2012. Su salud y la velocidad con que puedan cohesionarse serán vitales para una unidad que debe salvaguardar la integridad del quarterback Ben Roethlisberger y de Bell, cuando vuelva.

4.- ¿RESPONDERÁ JARVIS JONES?: Los Steelers lo reclutaron como su 17ma selección con la esperanza de que pueda suceder eventualmente a James Harrison como linebacker exterior. Jones fue líder del fútbol americano colegial con 14 capturas y media de mariscal de campo, con Georgia, y Pittsburgh confía en que vigorice una defensiva que solo llegó al quarterback contrario en 37 ocasiones durante 2012, para ocupar el 15to lugar de la liga en ese rubro.

5.- LA RELACIÓN ENTRE EL 'BIG BEN' Y EL COORDINADOR OFENSIVO: Roethlisberger y el coordinador ofensivo Todd Haley han tenido un año para pulir los puntos de fricción en sus relaciones. El mariscal incluso elogió a Haley por su apertura al aceptar las opiniones de los jugadores para la próxima campaña. Ambos necesitan encontrar una forma de convivencia pacífica si los Steelers quieren evitar distracciones fuera del terreno. Sin Wallace para hacer frente a los defensores contrarios, los Steelers deberán encontrar opciones para que se desmarquen los atacantes. Haley no puede hacer eso sin el apoyo de Roethlisberger y viceversa.