Will Power triunfó en Sonoma por tercera ocasión en cuatro años y se apuntó su primera victoria de la campaña en la IndyCar, al aprovechar el domingo una sanción impuesta a Scott Dixon en las postrimerías de la carrera por lesionar a tres integrantes del cuerpo de mecánicos.

El neozelandés Dixon tuvo la ventaja hasta que se le sancionó con 15 vueltas, por rozar con su bólido un neumático que sostenía un mecánico del equipo de Power. El percance ocurrió cuando Dixon salía de su foso de abastecimiento, ubicado justo detrás del lugar que correspondía al australiano Power.

El mecánico que sujetaba el neumático salió despedido y golpeó a un compañero. Un tercer mecánico resultó lesionado al recibir un impacto de la pistola neumática utilizada para aflojar los tornillos de las ruedas.

Dixon, quien finalizó 15to, se mostró disgustado y dijo que uno de los mecánicos de Power se puso en su camino intencionalmente.

"Es lo más flagrante que he visto en mucho tiempo", acusó Dixon. "Uno mira a la mayoría de la gente que está en los pits y siempre trata de no interferir. Para ser sincero, ésta fue una maniobra... es la forma en que ellos tratan de ganar, y está muy mal".

Justin Wilson fue segundo y el escocés Dario Franchitti, quien había largado primero, debió conformarse con el tercer puesto.