Estados Unidos ha desplazado unidades navales más cerca de Siria mientras el presidente Barack Obama considera opciones militares en respuesta al supuesto uso de armas químicas en ese país, informaron hoy diversos medios.

Según la cadena de televisión CBS, el Pentágono ha enviado al Mediterráneo oriental un cuarto buque de guerra armado con misiles balísticos capaces de alcanzar objetivos en Siria.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, acudirá hoy a la Casa Blanca para presentar a Obama las opciones militares, añadió la cadena.

Otros medios citan un funcionario de la Casa Blanca, no identificado, según el cual Obama "tomará una decisión informada" sobre la respuesta estadounidense "una vez que se aclaren los hechos" acerca del ataque el miércoles pasado en el cual supuestamente se usaron gases tóxicos.

Por su parte, el diario The New York Times indicó que el Gobierno de Obama estudia la campaña de bombardeos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Kosovo como "posible borrador" para actuar en Siria sin un mandato de las Naciones Unidas.

Es probable que Rusia vete en el Consejo de Seguridad de la ONU cualquier acción militar en Siria, según el NYT, lo que deja a Obama la dificultad de actuar sin la venia de la organización mundial.

En una entrevista difundida este viernes por la cadena CNN, Obama enfatizó que Estados Unidos debe actuar de acuerdo con las leyes internacionales.

"Si Estados Unidos va y ataca a otro país sin un mandato de la ONU y sin pruebas claras que puedan presentarse, entonces surgen cuestiones acerca de si la ley internacional apoya esa acción, o si tenemos una coalición para que funcione", dijo Obama.

Los buques de guerra de EE.UU. enviados al Mediterráneo oriental tienen capacidad para una variedad de acciones militares, incluido el lanzamiento de misiles crucero Tomahawk como los usados en Libia en 2011 durante la acción internacional que hizo caer al gobierno de Muamar Gadafi.