El desfile, la ceremonia de entrega de los anillos y la visita a la Casa Blanca son ahora sólo un recuerdo.

Los Ravens de Baltimore, campeones del Super Bowl, no quieren limitarse a rememorar la campaña anterior. Desde la pretemporada, han comenzado a recorrer de nuevo el camino en busca de la grandeza.

Y los jugadores quieren por lo tanto mostrar la misma hambre de triunfo que el resto de los 31 equipos de la NFL.

"Para mí, es como si estuviéramos trabajando para ganar por primera vez un Super Bowl, porque hay mucha gente nueva, muchas caras nuevas", dijo el offensive tackle Bryant McKinnie. "La química tiene que mejorar con toda la gente nueva. Hay gente diferente que quiere desempeñar papeles distintos este año. Quieren destacar y ser líderes".

Este equipo ha pasado por varios cambios durante los meses transcurridos desde que Baltimore derrotó 34-31 a San Francisco en el Super Bowl.

El retiro del linebacker Ray Lewis, la cesión en canje del wide receiver Anquan Boldin y la pérdida de Ed Reed, Paul Kruger, Cary Williams, Bernard Pollard y Vonta Leach — que se declararon agentes libres — significa que los Ravens buscarán refrendar el título con un reparto modificado.

Hay cinco temas que se destacan en los Ravens para la próxima campaña.

1.- LA AUSENCIA DE LEWIS: Por primera vez, los Ravens no contarán con él en el eje de su defensiva. Su retiro implica que alguien más tendrá que jugar como linebacker por el centro y deberá ejercer liderazgo en la defensiva. Jameel McClain es la opción principal, pero viene de sufrir una lesión de cuello, y se duda de su fortaleza. De cualquier modo, los Ravens darán probablemente una oportunidad al novato Arthur Brown en su formación de 3-4.

2.- LA DEFENSIVA SECUNDARIA: La pérdida de Reed, Pollard y Williams implica que los Ravens han debido reestructurar su defensiva secundaria. El agente libre Michael Huff cubriría el hueco en una de las zonas de seguridad, y Matt Elam, el principal reclutado en el "draft", tendrá que integrarse pronto y bien con sus compañeros. El cornerback Lardarius Webb, quien se rompió el ligamento cruzado anterior de una rodilla la campaña anterior, podría recuperar la titularidad a la postre.

3.- LOS RECEPTORES: El gerente general Ozzie Newsome hizo un buen trabajo para cubrir varios huecos. Pero falta un reemplazo viable de Boldin. Torrey Smith y Jacoby Jones son una amenaza para los rivales, pero Baltimore necesita por ejemplo un receptor capaz de constituir una variante por el centro en jugadas de tercera y seis. En este momento, el entrenador John Harbaugh espera que la respuesta esté ya en la nómina, pero nadie luce tanto como Boldin. Por lo pronto, se deshicieron de David Reed en un canje con Indianápolis, por el corredor Delone Carter.

4.- EL CENTER: El retiro de Matt Birk dejó a Gino Gradkowski como el aparente heredero. Sin embargo, jugó muy poco el año pasado. Por eso los Ravens adquirieron a A.Q. Shipley en un canje con Indianápolis. Shipley jugó de inicio cinco partidos con los Colts la temporada anterior y competirá por el puesto titular.

5.- EL MARISCAL CONSAGRADO: Nada hace suponer que el nuevo y jugoso contrato por 120,1 millones de dólares restará competitividad al quarterback Joe Flacco. Pero ahora que se ha transformado en un mariscal de elite, todos esperarán que responda como tal. Aunque Ray Rice es uno de Los mejores corredores de la NFL, los Ravens dependieron mucho del pase en la campaña anterior y seguramente volverán a hacerlo en 2013, pese a la adquisición de Carter. Así, el Jugador Más Valioso del Super Bowl debe ser tan bueno como el año pasado, aunque no tenga a Boldin para enviarle pases y aunque reciba los centros de un compañero distinto.