El poder de los Yanquis de Nueva York comienza a hacer acto de presencia dentro del béisbol profesional de la Liga Americana y por quinto partido consecutivo logró el triunfo, que le permite entrar en la lucha por alcanzar la fase final.

El abridor zurdo Andy Pettitte estuvo dominante desde el montículo, mientras que el jardinero Curtis Granderson y el campocorto dominicano Eduardo Núñez pusieron el bateo productivo que ayudó a los Yanquis a vencer por 5-3 a los Azulejos de Toronto.

La victoria fue la quinta consecutiva que consiguen los Yanquis y la décima en los duelos ante los Azulejos, en partido que tuvo un retraso de tres horas y media por lluvia.

Pettitte (9-9) lanzó seis entradas completas y espació cuatro imparables con una carrera limpia permitida, dio tres bases por bolas y sacó tres ponches, en lo que fue su segunda apertura ganadora tras haber tenido 0-3 en las cinco anteriores.

El triunfo el número 254 que consiguió el veterano lanzador zurdo de 41 años y empató con Jack Morris y el miembro del Salón de la Fama Red Faber en el puesto número 42 de la lista de todos los tiempos.

El piloto de los Yanquis, Joe Girardi, volvió a hacer una gran labor en el manejo del bullpen al utilizar cuatro relevistas para asegurar la victoria, que los mantiene en la lucha por estar en la fase final.

Granderson encabezó el bateo oportuno al pegar jonrón solitario en el quinto episodio, el cuarto que ha logrado desde que volvió recuperado de la lesión que lo tuvo apartado de la competición la mayoría de la temporada regular.

Mientras que Núñez, que se fue de 2-1, bateó un sencillo productor de dos carreras, además de pisar una vez la registradora, y los recuperados Yanquis ganaron su décimo partido en los últimos 12 que han disputado.

El tercera base de origen dominicano Alex Rodríguez volvió a salir como titular en la novena de los Yanquis y se fue de 3-1 con anotación.

Los Yanquis mejoraron su marca ante Toronto a 12-1 esta temporada con su segunda barrida en serie de cuatro juegos sobre los Azulejos, y se acercaron a tres juegos y medio en la lucha por el segundo boleto de comodín a la fase final de la Liga Americana.

Los Bombarderos del Bronx han ganado a los Azulejos 13 partidos seguidos en su campo del Yankee Stadium, su racha más larga contra un equipo desde que ganaron 14 juegos consecutivos a los Reales de Kansas City, de agosto de 2002 a abril de 2006.

Los Azulejos, colistas de la División Este, han perdido cinco partidos consecutivos y 11 de sus últimos 15.

El único otro equipo que los barrió en un par de series de cuatro juegos en una temporada fueron los Cerveceros de Milwaukee, en 1978.

La derrota fue para el abridor J.A. Happ (3-3), que permitió cuatro anotaciones y tres imparables en cinco entradas y un tercio; otorgó cinco pasaportes y retiró a cuatro bateadores rivales por la vía del ponche.

El receptor Chris Herrmann se encargó de pegar doblete impulsador, segundo del partido, y lo hizo en la parte alta de la octava entrada para romper el empate en la pizarra y darle a los Mellizos de Minnesota la victoria por 7-6 frente a los Tigres de Detroit.

Herrmann conectó una línea entre los jardines derecho y central con dos "outs" en la pizarra y el jardinero central Austin Jackson juzgó mal el batazo y falló por poco una atrapada.

El campo corto Doug Bernier anotó desde la segunda base para dar a los Mellizos la ventaja definitiva.

El jardinero derecho Ryan Doumit conectó un jonrón de tres anotaciones en la quinta entrada para apoyar también la ofensiva de los Mellizos.

El relevista Jared Burton lanzó el octavo episodio sin permitir anotación, y el cerrador Glen Perkins dominó a la parte central del orden al bate de los Tigres en el noveno para obtener su trigésimo rescate en 33 oportunidades.

Otro relevista, el intermedio Casey Fien (3-2) consiguió el triunfo, mientras que Bruce Rondon (1-2) cargó con la derrota por los Tigres, que estaban abajo 6-2 al llegar a la parte baja de la sexta entrada, pero consiguió empatar con un cuadrangular de tres carreras de Jackson.

El batazo de Jackson permitió al abridor Justin Verlander extender su racha invicta contra los Mellizos a 11 aperturas, a pesar de permitir seis carreras y 10 imparables en siete entradas.

El tercera base Conor Gillaspie conectó un jonrón al inicio del duodécimo episodio para que los Medias Blancas de Chicago derrotaran 4-3 a los Reales en su primer barrida de tres partidos en Kansas City desde 2005.

Gillaspie impulsó con el segundo lanzamiento que le hizo el relevista Luke Hochevar (3-2) y pasó justo por arriba del brazo estirado del jardinero derecho Justin Maxwell para acumular 11 jonrones en lo que va de temporada.

El jonrón, que rompió el desempate, llegó después de que Jacob Petricka (1-0) hiciera su debut en Grandes Ligas en la undécima entrada para los Medias Blancas, heredando corredores en primera y segunda sin "out".

Addison Reed mantuvo el sexto triunfo consecutivo de los Medias Blancas, el primero en la carrera de Petricka, y logró su trigésimo cuarto salvamento.