Maestros mexicanos bloquearon el miércoles los accesos a la Cámara de Diputados, impidiendo el inicio de un periodo extraordinario de sesiones en el que se espera que los legisladores discutan y voten reformas a leyes en materia de educación y transparencia que han generado críticas de algunos sectores.

El Congreso mexicano, compuesto por las cámaras de Diputados y Senadores, tenía previsto iniciar la mañana el miércoles el periodo extraordinario de tres días para debatir las modificaciones legales, entre ellas una regulación que busca crear un sistema profesional para contratar, evaluar y promover a los maestros, con lo que se dejaría atrás el criterio discrecional usado actualmente para que los profesores entren a dar clases o se mantengan en sus posiciones.

La regulación, que de ser aprobada marcaría la implementación de una reforma constitucional aprobada en diciembre, ha sido rechazada por un grupo de maestros que desde la mañana del miércoles bloqueó el acceso a la cámara baja en la capital del país y permanecía hasta la tarde afuera del recinto.

Los diputados federales tenían previsto acudir el mismo miércoles a la sede del Senado, a algunos kilómetros de distancia, para instalar formalmente el periodo extraordinario. Después de dar inicio al periodo, los diputados tendrían que escoger una sede alterna en caso de que los maestros no hayan desbloqueado aún la entrada a la cámara.

Pese a que horas después de iniciado el plantón de los maestros los legisladores acordaron no discutir el tema del sistema profesional, los profesores se mantuvieron en su posición de no retirarse del recinto.

El bloqueo ocurrió dos días después de que maestros intentaron irrumpir en una sesión de una comisión de la Cámara de Diputados provocando un enfrentamiento entre profesores y policías en una zona de estacionamiento del Congreso. Las protestas de los maestros han causado un caos de tránsito en la semana en que millones de niños regresaron a la escuela.

Los profesores que se manifiestan son miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), un grupo disidente del sindicato magisterial que ha manifestado su apoyo a la reforma educativa promovida por el presidente Enrique Peña Nieto.

Miembros de la CNTE han dicho que en los enfrentamientos del lunes por la noche hubo infiltrados.

Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los diputados del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo el miércoles en distintas entrevistas radiales que en caso de que los maestros no se retiren de la Cámara de Diputados, los legisladores podrían sesionar en un lugar alterno, aún no definido.