Shane Salerno pasó casi nueve años trabajando en un documental y libro sobre J.D. Salinger que mantuvo como un misterio digno de las novelas del escritor.

Nombres en clave, identidades ocultas, cámaras de seguridad. Hasta el 2010, cuando el autor de "The Catcher In the Rye" ("El guardián entre el centeno") murió a los 91 años, sólo unas cuantas personas sabían lo que estaba haciendo. Y a menos de tres semanas del estreno de la película "Salinger", poco se sabe de una producción que incluye más de 100 entrevistas y un montón de documentos y fotografías raras que prometen muchas revelaciones sobre un escritor que sigue fascinando a millones.

"He trabajado en más de 200 documentales y Salinger fue la película más reservada e intensa en la que haya trabajado", dijo Buddy Squires, el director de fotografía de la cinta y coproductor, que ha trabajado en documentales de Ken Burns como "Jazz" y "The Central Park Five".

"Esta película no se realizó como una producción de cine", dijo Jeffrey Doe, coeditor y coproductor. "Fue como una operación de la CIA. Todo estaba compartimentado, súper secreto y con información restringida. Fue muy intenso".

Más de tres años después de la muerte de Salinger en su casa en Nueva Hampshire, numerosas interrogantes siguen sin respuesta, especialmente si escribió y qué fue lo que escribió durante su retiro autoimpuesto en sus últimas décadas de vida. El nuevo libro sobre Salinger y su película no son los primeros proyectos que vociferan que lograron descifrar el código de Salinger, y el patrimonio literario del autor no participó. Pero Salerno se ha ganado a algunos seguidores importantes.

The Weinstein Company se apresuró a obtener los derechos de la película después de verla este año, al igual que PBS, que según reportes pagó una suma de siete cifras por el documental y lo transmitirá en enero como la 200a entrega de la serie "American Masters". Simon & Schuster supuestamente pagó una suma millonaria por el libro de 700 páginas, escrito por Salerno y David Shields.

La cinta, que se estrena el 6 de septiembre, será exhibida en más de 200 cines de Estados Unidos, una gran cantidad para un documental. La primera edición del libro supuestamente tendrá un tiraje de más de 100.000 ejemplares.

Salerno, de 40 años, es conocido como guionista, con créditos que incluyen "Savages" y una segunda parte de "Avatar". Salerno, quien rechazó ser entrevistado para este artículo, al parecer invirtió unos 2 millones de dólares de su propio dinero para el proyecto y viajó alrededor del país y a Europa para investigar.

Como internalizando la leyenda de Salinger, hizo de su secreto no sólo una prioridad, sino una obsesión. Prácticamente todos los involucrados tuvieron que firmar acuerdos de confidencialidad, incluídos Shields, Doe, Squires y hasta la esposa de Squires. En Technicolor, donde se realizó la postproducción, la película se llamó "Proyecto Y" y se almacenó en una bóveda, como en una especie de homenaje a la bóveda donde supuestamente guardaba Salinger sus manuscritos inéditos. La bóveda de Technicolor se mantuvo en una sala bajo la vigilancia de siete cámaras.

Y el final de la película apenas se agregó hace unos días.

"Todo se mantuvo en un formato estricto de 'información reservada' y la única persona que sabía todo de memoria era Shane", dijo Squires. "Los integrantes del equipo de producción sabían sólo su parte y no las de los demás. Algunos que fueron convocados para una secuencia en especial se fueron pensando que habían hecho una película de la Segunda Guerra Mundial o de Hollywood de los años 1940 o de Charlie Chaplin".

"Esta fue la primera película de mi carrera en la que nos hospedamos en hoteles usando nombres falsos", agregó.

Pero a lo largo del camino hubo motivos para apreciar el secretismo. El equipo de Salinger temía que la publicidad anticipada hiciera que algunos de los personajes que entrevistaron no quisieran hablar. También mencionaron el ejemplo del documental de Michael Moore "Sicko", que se filtró a internet antes de su estreno. Para "Salinger", los correos solieron enviarse con asuntos falsos y la correspondencia por internet se minimizó en general. Ya fuera trabajando en el libro con Shields, o reclutando a personal para la película, Salerno prefirió hacer las cosas en persona.

"Cuando Shane llamó por primera vez para contratarme no me dijo el tema de la película, sólo dijo 'si te compro un boleto de avión vendrías a Los Angeles para hablar conmigo de un proyecto de cine''', dijo Squires. "Después de que llegue a Los Angeles y firmé un acuerdo de confidencialidad del tamaño de un directorio telefónico, Shane me reveló que estaba trabajando en una película sobre J.D. Salinger".

"Por años no le pude decir a nadie en qué estaba trabajando", dijo Doe. "Y no sólo amigos. ¡Mi propia familia no sabía!".

El acceso fue restringido incluso para el compositor de la banda sonora de la película, Lorne Balfe, quien ganó un Grammy por su partitura para "The Dark Knight". En el comentario que escribió para el CD de la banda sonora de "Salinger", Balfe recordó que su trabajo fue "muy complicado" en parte porque tuvo que hacer la música para muchas escenas que no le permitieron ver.

Pero una vez que comiencen las funciones para prensa y los libros salgan a la venta, mantener todos los secretos podría ser aún más difícil, en especial en la era de Twitter. El encargado de publicidad de Weinstein, Dani Weinstein (sin parentesco con los fundadores de la compañía Bob y Harvey Weinstein), dijo que los periodistas que vean la película tendrán que firmar un acuerdo de embargo. Jonathan Karp, quien dirige el sello principal de Simon & Schuster, dijo que la editorial estaba tomando "medidas extraordinarias" para asegurar que los ejemplares no se vendan ni sean obtenidos antes de tiempo. No se enviarán ejemplares por adelantado a los medios y las librerías tendrán que firmar acuerdos para no venderlo antes del 3 de septiembre.

Pero los embargos de publicación rara vez se cumplen, incluso para lanzamientos muy restringidos como el último libro de "Harry Potter" y la biografía de Walter Isaacson de Steve Jobs, otro libro de Simon & Schuster. Karp reconoció que tiene sus dudas sobre cuánto tardará en salir a la luz el libro de Salinger, diciendo que podría ocurrir algunos días antes.

"No digo que no sea ideal", dijo Karp. "Pero hemos logrado aguantar los libros hasta bastante cerca de la fecha de publicación".