La actriz británica Keira Knightley ha admitido que, tras años de sentirse "culpable" por protagonizar tantas películas de época, por fin se siente cómoda con su afición a ese cine, en una entrevista publicada hoy por la revista TV Times.

La guapa estrella de Hollywood, protagonista de populares cintas como la saga de "Pirates of the Caribbean", "Anna Karenina" y "Pride and Prejudice", reconoció que muchas veces se ha preguntado por qué se ha visto envuelta tan a menudo en ese tipo de producciones.

"Me he hecho esta pregunta a mí misma muchísimas veces y creo que cuando era más joven esto mismo me hacía sentir realmente mal y pensaba que estaba haciendo algo malo al tener papeles en tantas películas de época", dijo la actriz de 28 años.

Knightley, que saltó a la fama mundial gracias a su interpretación en el filme "Bend It Like Beckham" en 2002, apuntó que ya ha dejado atrás esa sensación de "culpa".

"De repente, me dije: De acuerdo, obviamente me siento empujada hacia estas películas. Me encanta la historia, leer novelas históricas y ver obras de época así como interpretarlas", reflexionó la actriz.

En su opinión, su atracción natural hacia ese tipo de papeles tiene "algo que ver con la fantasía", algo que le "encanta", según explicó.

La actriz, que el pasado mayo se casó en el sur de Francia con el teclista del grupo The Klaxons James Righton, también consideró que a lo largo de los años se ha convertido en una "persona diferente".

"Cambias con tus experiencias. Sería triste si no fuera así", comentó en la entrevista, en la que admitió que su fama "no es tan grande como la de Brad Pitt, afortunadamente".