La cantidad de mosquitos ha aumentado este año en algunas zonas de Estados Unidos, reportan expertos.

Debido a la sequía en algunas partes, lluvias torrenciales en otras y el calor generalizado, este verano muchas partes de Estados Unidos sufren de una cantidad inusual de mosquitos, dijo Jonathan Day, de la Universidad de la Florida.

El sudeste norteamericano está afligido en un solo verano por una cantidad de mosquitos que equivale a la suma de tres años acumulados.

En algunas partes de Connecticut, las trampas cazamosquitos atraparon el doble de los insectos que lo normal. El mes pasado en Minnesota, fueron el triple de lo normal, pero lo peor fue en California, con cinco veces la cantidad promedio.

"Es imposible ir del automóvil a la casa sin ser atacado", denunció Ryan Miller, profesor de secundaria, en su casa en Arlington, Virginia. Minutos después, vio cómo un mosquito volaba cerca de su hijita de 4 meses, dentro de la vivienda.

Dos años de sequía fueron seguidos de torrenciales lluvias este año. En las épocas secas, los huevos de mosquitos no pudieron madurar, pero las lluvias de este año resucitaron esos ovillos además de los correspondientes al 2013.

Durante miles de años los zancudos chupasangre han sido una plaga para el ser humano, y a pesar de que los humanos somos mucho más grandes y poseemos mayor tecnología, no se ha podido resolver el problema.

"Hay que seguir esforzándose siquiera para mantenerlos a raya", expresó Tom Wilmot, ex presidente de la Asociación de Fumigadores de Mosquitos y jefe de fumigadores en un distrito de Michigan. En algunos lugares, enfatiza, son los insectos los que les ganan al hombre.

En el sudoeste de la Florida, cerca de Fort Myers, la agencia local de control de mosquitos llegó a recibir unas 300 llamadas diarias de residentes pidiendo auxilio, una cifra mucho mayor a la usual. Pero la cifra más impresionante fue la de la cantidad de insectos que se posicionaron en las piernas de los inspectores: más de 100 por minuto en algunos lugares, dijo el subdirector Shelly Radovan.

Al otro lado de la Florida en Vero Beach, Roxanne Connelly dijo que hubo días este mes en que ni siquiera se aventuró al patio trasero. Las condiciones eran demasiado álgidas incluso ara ella, que es científica experta en mosquitos en la Universidad de la Florida y directora de la asociación local de expertos de mosquitos.

Muchas comunidades esparcen insecticidas, pero los zancudos están ganando esa batalla también, pues se han vuelto resistentes a esas sustancias químicas. No tardará mucho hasta que muchos lugares se queden sin un antídoto eficaz, vaticinaron Connelly y otros expertos.

Miller, profesor de ciencias ambientales, dijo que usualmente se opone al uso de insecticidas pero que este año le ha pedido a las autoridades locales que lo hagan. El ayuntamiento le dijo que no tenían presupuesto para eso y recomendaron que contrate una empresa privada, relató Miller.

El tipo de mosquito que se acercó a su hija — el mosquito tigre asiático, apodado así por las rayas que exhibe — entró a Estados Unidos hace un cuarto de siglo mediante un cargamento de neumáticos en Houston y eventualmente se reprodujo en el noreste, el centro-occidente y en la zona de Los Angeles.

El cambio climático también tiende a empeorar las crisis de mosquitos porque los insectos tienden a proliferar en los climas cálidos, dijo Chet Moore, profesor de entomología médica en la Universidad Estatal de Colorado.

Por supuesto que los mosquitos pueden ser más que una simple molestia, pueden esparcir enfermedades. En Estados Unidos, la peor enfermedad traída por esos insectos es el virus del Nilo Occidental. El año pasado hubo una cifra sin precedente de muertes debido a esa dolencia, pero este año la incidencia parece haber disminuido.

Fuera de Estados Unidos, las enfermedades transportadas por mosquitos matan mucha más gente que tiburones, culebras y osos sumados. En los países pobres cada año mueren 600.000 personas por malaria.

Se recomienda vestir con colores claros ya que los colores oscuros atraen a los mosquitos, además de pantalones largos y mangas largas. Hay que deshacerse de aguas estancadas porque allí se crían los insectos y hay que usar el insecticida DEET, dicen expertos.

Pero incluso esas sustancias podrían dejar de funcionar después de un tiempo. Es posible que los mosquitos estén desarrollando resistencias a los repelentes también, dice James Logan, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical en Londres.

"Es como una carrera armamentista y los mosquitos nos van ganando", declaró Logan.

___

En internet:

Centros de Control de Enfermedades de EEUU: http://www.cdc.gov/ncezid/dvbd/

Asociación del Control de Mosquitos en EEUU: http://www.mosquito.org

___

Seth Borenstein está en Twitter http://twitter.com/borenbears