El expresidente guatemalteco Álvaro Colom fue condecorado hoy en Tegucigalpa por el mandatario de Honduras, Porfirio Lobo, por su apoyo a la democracia y estabilidad hondureñas tras el golpe de Estado que en junio de 2009 derrocó del poder a Manuel Zelaya.

En un acto celebrado en la Casa Presidencial, Lobo concedió a Colom la Orden José Cecilio del Valle en el Grado de Gran Cruz, Placa de Oro, máxima distinción que confiere el Estado de Honduras.

"El presidente Colom fue testigo de toda la crisis que se desencadeno con el golpe de Estado de junio y lo que siguió (...), es por esa razón que lo estamos condecorando, es algo muy merecido", dijo Lobo en su discurso.

El mandatario hondureño también elogió el apoyo de Colom en la crisis política que vivía Honduras tras el derrocamiento de Zelaya, quien fue sacado a la fuerza de la Presidencia cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución pese a tener impedimentos legales para ello.

"El presidente Colom es parte del puente que se construyó para que Honduras retornase a la tradición de que las elecciones son cada cuatro años", enfatizó Lobo, tras señalar que la condecoración es un "acto de justicia".

Colom fue uno de los primeros mandatarios que abogó para que Honduras retornara a la Organización de Estados Americanos (OEA) y al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), de los que fue suspendido debido al golpe de Estado del 28 de junio de 2009.

De su lado, Colom dijo que recibía la condecoración con mucho orgullo y señaló que se siente "muy honrado y privilegiado de tener la amistad del pueblo hondureño".

Destacó, además, el "gran cariño" que le tiene a Honduras y agradeció al presidente Lobo por "los lindos momentos" que compartieron.

"Mil gracias presidente, compartimos helicópteros, compartimos reuniones, creo que pasamos muy lindos momentos y pasamos duros momentos", apuntó.

Antes del acto de condecoración, Lobo recibió en audiencia privada a Colom.