El pacto electoral opositor que encabeza la expresidenta chilena Michelle Bachelet dio vía libre para que el exlíder estudiantil Giorgio Jackson, que en 2011 puso rostro al movimiento junto a Camila Vallejo, logre un escaño en el Congreso al evitar competir por el mismo distrito que él.

Este lunes a medianoche se cierra el plazo para inscribir en el Servicio Electoral las candidaturas a los comicios presidenciales y parlamentarios del 17 de noviembre, en los que además por primera vez se elegirá de forma democrática a los consejeros regionales.

Las parlamentarias se rigen por el sistema binominal, que establece la elección de dos cargos por cada distrito o circunscripción y una lista, para obtener ambos, necesita lograr más del 66 % de los votos, mientras que a la minoría le basta un 33 % para ganar uno.

Esta fórmula ha asegurado el equilibrio político al facilitar que las dos grandes coaliciones obtengan en la mayoría de casos un cupo cada una, y en la práctica provoca que el principal competidor de un candidato sea otro candidato de su mismo sector político.

En este caso, dos precandidatos del Partido Socialista (PS) y de la Democracia Cristiana (DC) han decidido no postular por el distrito 22 de Santiago Centro, lo que despeja el camino al Giorgio Jackson, que busca un escaño en la Cámara de Diputados con una candidatura independiente.

El PS y la DC integran el pacto electoral Nueva Mayoría, cuya candidata presidencial es Michelle Bachelet, quien ya fue mandataria entre 2006 y 2010.

"Me parece una excelente noticia (...). Creo que es muy bueno que los partidos hayan entendido que es esencial apoyar a candidatos que pueden aportar muy importantemente en la construcción de un Chile de todos", dijo hoy Bachelet, favorita en las encuestas.

La DC, sin embargo, ha mostrado su molestia por las supuestas presiones que recibieron para no postular por el cupo al que aspira Jackson, expresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica y líder del recién creado movimiento Revolución Democrática.

La estrategia suscitó hoy críticas en la Alianza conservadora. "Es muy interesante que las personas que se declaraban enemigas juradas del sistema hoy día vayan a elecciones archiprotegidos por el sistema", opinó el presidente de la Renovación Nacional, Carlos Larraín.

"Los que ayer eran los adalides de la competencia hoy día se benefician de la exclusión de un sector y entran a enfrentar estas campañas protegidos y blindados", añadió su homólogo de la Unión Demócrata Independiente, Patricio Melero, en alusión a Jackson.

Ambos acudieron hoy al Servicio Electoral a inscribir las 400 candidaturas de su conglomerado al Senado, a la Cámara de Diputados, y a las consejerías regionales. Se espera que el pacto Nueva Mayoría realice este trámite a las 18.00 horas (22.00 GMT).

Camila Vallejo, exlíder estudiantil de la Universidad de Chile, opta también en otro distrito de Santiago a la Cámara de Diputados por el Partido Comunista, que forma parte del pacto Nueva Mayoría.

En cambio, el también comunista Camilo Ballesteros, que en 2011 compartió protagonismo con Vallejo y Jackson como dirigente de la Universidad de Santiago, anunció hoy que no postulará a la Cámara y en su lugar se presentará Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos en la dictadura.