La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, pidió hoy a los vecinos de un exclusivo barrio de Managua que cesen sus protestas contra la instalación en el lugar de un consulado costarricense que tenía previsto abrir sus puertas este lunes.

"Hacemos un llamado para que nos dejen seguir trabajando y ofreciendo el servicio en mejores condiciones que antes", declaró Chinchilla durante un acto público este lunes.

Costa Rica trasladó su consulado en Managua desde el sector de Reparto Serrano hasta Las Colinas, un exclusivo barrio en el sur de la capital, pero los vecinos impidieron la semana pasada la entrada de los carros con la mudanza.

"Lamentamos mucho lo que está pasando, porque lo único que afecta es la posibilidad de darle el mejor servicio posible a los nicaragüenses que quieren venir" a Costa Rica, añadió la gobernante.

El Canciller costarricense, Enrique Castillo, anunció el domingo que Costa Rica mantendrá cerrado temporalmente su consulado en Managua debido a las protestas de los vecinos que se oponen a que la sede diplomática opere en Las Colinas.

Según Castillo, aunque la apertura del consulado estaba prevista para hoy, las manifestaciones de "xenofobia" ocurridas impiden que se puedan dar los servicios hasta que se normalice la situación.

Mientras tanto, los nicaragüenses que requieran los servicios de los consulados deberán acudir a los que están en las provincias de Chinandega y Rivas.

La semana pasada las relaciones entre ambos países se volvieron a tensar luego de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, hiciera una declaraciones relativas a la posibilidad de reclamar la provincia costarricense de Guanacaste ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), lo que San José rechazó de forma contundente.