El gobierno de Pakistán suspendió todas las ejecuciones estatales temporalmente, justo una semana antes de los ahorcamientos programados de varios milicianos vinculados con al-Qaida.

El ministro de Información Pervaiz Rashid dijo el domingo que las ejecuciones se suspendieron hasta que el primer ministro paquistaní Nawaz Sharif y el presidente Asif Ali Zardari sostengan conversaciones. El ministro dice que Sharif se reunirá con Zardari cuando éste regrese de un viaje al extranjero.

En 2012, Pakistán llevó a cabo su primera ejecución desde 2008. El gobierno anterior había establecido una moratoria de las ejecuciones.

Estaba previsto que algunos presos, entre ellos miembros de un grupo miliciano paquistaní suní vinculado a al-Qaida, Lashkar-e-Jhangvi, fueran ahorcados la semana que viene.

Amnistía Internacional ha dicho que Pakistán tiene más de 8.000 presos condenados a muerte, la mayoría de los cuales han agotado el proceso de apelación y podrían ser ejecutados.