Como tromba en la última posta, Usain Bolt se adjudicó el domingo su tercera medalla de oro en el Mundial de atletismo al llevar a Jamaica a la victoria en el relevo 4x100.

Con su enfático triunfo, el astro jamaiquino alcanzó los ocho títulos en la historia de los mundiales igualando a Carl Lewis y Michael Johnson como los hombres más laureados desde que la cita empezó a disputarse en 1983.

También escaló a lo más alto de la tabla histórica con una cosecha de diez medallas: las ocho preseas de oro más dos preseas de plata que se remontan a Osaka 2007. Dejó atrás a Lewis, quien en su trayectoria acumuló ocho metales de oro, uno de plata y uno de bronce.

El equipo conformado por Bolt, Nesta Carter, Kemar Bailey-Cole y Nickel Ashmeade cantó victoria con un tiempo de 37.36 segundos.

Estados Unidos (37.66) y Gran Bretaña (37.80) completaron el podio.

Campeón de los 100 y 200 metros en Moscú, Bolt redondeó su segundo triplete dorado en los mundiales y emuló los dos que ha logrado en Juegos Olímpicos.

También el domingo, Shelly-Ann Fraser-Pryce estampó su nombre en los libros de historia de los mundiales al convertirse en la primera mujer que monopoliza las carreras de velocidad. Al igual que Bolt, la campeona de los 100 y 200 se encargó de tomar el último bastón.