Colombia prepara sus acciones frente a un fallo de la Corte Internacional de Justicia que le restó mar frente a Nicaragua, país que según la canciller María Angela Holguín está jugando a confundir y aspira a pasar por encima de todo el Caribe.

La ministra del Exterior, en una entrevista divulgada en la edición de la revista Semana que circuló el domingo, agregó que a pesar del diferendo limítrofe, Colombia no está a las puertas de un enfrentamiento con Nicaragua. Tampoco comparte la iniciativa de Managua de construir un canal interoceánico y aspira que tal proyecto no se haga realidad.

Holguín señaló que las aspiraciones nicaragüenses de extender su plataforma continental afecta intereses territoriales y económicos tanto de Colombia, como de Costa Rica, Jamaica y Panamá, en una pretensión de "pasar por encima de todos, de todo el Caribe".

Tras nueve meses de un fallo de la CIJ, el pasado 19 de noviembre y en el cual el alto tribunal decidió que un grupo de pequeñas islas en el Caribe occidental pertenecen a Colombia y no a Nicaragua, pero le concedió al país centroamericano una zona más grande de mar, Bogotá prepara su respuesta oficial a un dictamen que se ha convertido en un dolor de cabeza para el gobierno del presidente Juan Manuel Santos porque, no sólo le restó territorio marítimo, sino que tocó un sensible tema para la mayoría de ciudadanos como el de la soberanía territorial.

"Hemos consultado a expertos nacionales e internacionales, para tener claridad sobre los distintos escenarios de acción (frente al fallo)...En cuanto estemos preparados y totalmente seguros de los caminos que emprenderemos para defender nuestros intereses nacionales le contaremos al país", dijo la canciller al referirse al dictamen en el pleito, iniciado ante la CIJ por pedido de Nicaragua en el 2001.

No precisó la fecha de esa respuesta ante el fallo.

Y así como "el manejo prudente que hemos tenido (frente al fallo) no debe confundirse jamás con debilidad... la firmeza en la defensa del territorio nacional no es lo mismo que llamados a la guerra", dijo la canciller al salir al paso de sectores legislativos que han pedido mayor presencia de la armada colombiana en las porciones de mar antes en su jurisdicción.

Además aunque aún no se conoce la ruta específica, financiamiento o viabilidad económica de un canal, cuya concesión fue aprobada en junio por la Asamblea nicaragüense, Holguín dijo que su eventual acceso estaría en aguas internacionales en las que existe libre navegación. Sin embargo, "esto no implica que compartamos la idea de la construcción de dicho canal. Esperamos que ese proyecto no se convierta en una realidad".

Holguín insistió en su tesis de que bloques de exploración de petróleo y gas entregados recientemente por Managua a empresas privadas no están en las aguas asignadas en noviembre por la CIJ, sino en las que ya tenía Nicaragua, o al occidente del meridiano 82, según indicó.

Pero, destacó la ministra, "quiero aprovechar para advertir que también aquí hay un juego en el que Nicaragua busca alterar a los colombianos. Hacen afirmaciones públicas y dan declaraciones de cosas que no son, como el tema de las concesiones, donde el presidente (Daniel) Ortega dijo que se habían adjudicado en las aguas que el fallo le había dado, cosa que no es cierta".

"Las concesiones están al occidente del meridiano", ratificó la ministra. "Y aunque esa es la realidad, en Nicaragua lograron lo que pretendían, generar desestabilización y dudas".