Michael Vick ha recuperado el vigor.

Cuando concluyó la temporada anterior, Vick parecía tan desgastado en lo físico como en lo metal. Tenía un futuro incierto con los Eagles de Filadelfia y su confianza se tambaleaba.

Entonces apareció Chip Kelly, y el quarterback nunca había lucido mejor que en los dos primeros partidos de la pretemporada.

"Me divierto jugando fútbol americano, me enamoré otra vez de este deporte y estoy agradecido por ello", dijo Vick, quien el jueves por la noche completó nueve de 10 pases para 105 yardas, en una victoria por 14-9 sobre Carolina.

"Este deporte tienes que jugarlo con mucha pasión y concentrado en tus objetivos, y le agradezco al entrenador Kelly lo que ha hecho por mí; me está dando la confianza que creo que perdí en algún momento de mi carrera. Hay que seguir trabajando duro, y cuando haces eso, obtienes los resultados que quieres. Pero no puedo estar satisfecho con este desempeño. La temporada es larga, tenemos mucho trabajo por hacer y entiendo que no puedo perder eso de vista".

Vick reestructuró su contrato, aceptó una reducción en su paga y no tiene siquiera garantías de que se quedará en el plantel. Compite con Nick Foles en pos de la titularidad desde la llegada de Kelly, y no tiene asegurado nada.

Pero Vick ha jugado mejor que Foles, quien luce también afinado al frente de la ofensiva acelerada que prefiere Kelly. Durante dos partidos, Vick tiene 13 completos en 15 intentos para 199 yardas, un touchdown, un interceptado y un "rating" de 133,1. Foles ha completado 11 de 14 para 96 yardas, sin anotaciones, con un interceptado y con un "rating" de 65,7 en dos encuentros.

"Pienso que tenemos dos quarterbacks que pueden jugar en un partido de la NFL, así que seguiremos analizando", dijo Kelly. "Pero uno se siente mejor con una situación así. A veces pienso uno se pone nervioso por no tener a nadie, y toma las decisiones por proceso de eliminación. Pero insisto en que considero que ambos han jugado bien".

Vick tuvo un año fantástico bajo las órdenes del entrenador Andy Reid en 2010, y guió a Filadelfia al título en la División Este de la Conferencia Nacional. Jugó como titular en el Super Bowl.

Sin embargo, ha luchado contra las lesiones y la irregularidad en su juego durante los últimos dos años.

Vick sufrió una conmoción cerebral en la semana 10 de la campaña anterior, y Reid decidió que Foles jugaría el resto de la campaña, ya con Filadelfia en último lugar de su división, en camino a una campaña con foja de 4-12.

El mariscal volvió como titular del último encuentro de la campaña, frente a los Giants de Nueva York, ante una lesión de foles. Finalizó el año con 2.362 yardas, 12 touchdowns y 10 pases interceptados. Además, soltó cinco balones.

___

Rob Maaddi está en Twitter como: https://twitter.com/AP_RobMaaddi