Gracias a unos zigzagueos cerca del final permitieron a Stephen Kiprotich alzarse el sábado con la medalla de oro del maratón del Mundial de atletismo.

El ugandés, campeón olímpico el año pasado en Londres, logró con sus movimientos despegarse del etíope Lelisa Desisa poco antes de la llegada al estadio Luzhniki. Sacó una cómoda ventaja y así pudo darse la satisfacción de saludar a los espectadores y hasta de chocarle las palmas a otros más en su trayecto hacia la meta.

Kiprotich ganó con tiempo de 2 horas, 9 minutos y 51 segundos. Desisa, ganador de los maratones de Boston y Dubai, entró 21 segundos después para embolsarse la medalla de plata. Otro etíope, Tadese Tola, se colgó el bronce, 32 segundos atrás.

En una tarde soleada y caliente en Moscú, la novedad fue que ninguno keniano se subió al podio, algo que no ocurrió desde el Mundial de 2005 en Helsinki. Los kenianos habían ganados los tres últimos campeonatos del mundo. El keniano mejor ubicado fue Peter Some al figurar noveno.

Los brasileños Solonei Da Silva y Paulo Roberto Paula llegaron sexto y séptimo, respectivamente, agarrándose de las manos al cruzar la meta con el mismo tiempo de 2:11:40.

Más tarde, Usain Bolt saldrá en busca de segundo título del Mundial en los 200 metros y así igualar a su compatriota Shelly-Ann Fraser-Pryce con un doblete de la velocidad pura 100-200.

También se define el oro en los 100 con vallas de mujeres, con la estadounidense Brianna Rollins y la campeona olímpica australiana Sally Pearson como grandes protagonistas.

Pese a la baja por lesión de Allyson Felix, quien el viernes sufrió un desgarro muscular en la final de los 200, Estados Unidos se mantiene con el favoritismo para ganar el relevo femenino 4x400.

Además, la campeona vigente rusa Anna Chicherova es la favorita en el salto de altura ante la ausencia de la croata Blanka Vlasic.

El lanzamiento de la jabalina masculino y los 5.000 metros femeninos completan la tanda de finales del penúltimo día del Mundial.