La policía británica evalúa la "relevancia y credibilidad" de nueva información que ha recibido sobre la muerte en 1997 de la princesa Diana de Gales y su novio Dodi al Fayed, informó hoy Scotland Yard.

La policía metropolitana de Londres divulgó un comunicado en el que reveló que está "determinando el alcance de información que ha sido recientemente recibida en relación con las muertes (de Diana y Dodi al Fayed) y evaluando su relevancia y credibilidad".

Scotland Yard subrayó que "esto no es una reinvestigación y no se enmarca dentro de la Operación Paget" (las pesquisas que abrió el mismo cuerpo policial para poner a prueba las teorías sobre la supuesta conspiración alrededor de la muerte de Diana).

En diciembre de 2006, un informe enmarcado en esa operación concluyó que no existían pruebas que apuntaran a que la pareja fue asesinada.

Con todo, agentes del comando de operaciones criminalísticas de las fuerzas de seguridad británicas "realizarán la evaluación" de los nuevos datos de los que disponen, subrayó la policía.

La princesa de Gales murió junto a Al Fayed el 31 de agosto de 1997 en un accidente de tráfico en un túnel de París, mientras era perseguida por fotógrafos.