El regatista Xabier Fernández Gaztañaga (Ibarra, Guipúzcoa, 19 de octubre de 1976), único español que compite en la 34ª Copa América que se está disputando en la bahía de San Francisco, ha explicado hoy, en declaraciones a EFE, que "es una pena que con tantos regatistas de alto nivel" en España sólo esté él en esta competición.

Fernández disputará, desde esta noche la final de la Copa Louis Vuitton (LVC) -Torneo de desafiantes de la 34ª Copa América- a bordo del AC72 italiano Luna Rossa frente al Team New Zealand-Camper en un duelo que se presenta muy emocionante.

Hasta hoy, sólo el barcelonés Joan Vila (2003) con Alinghi y el valenciano Nacho Braquehais (2007), también con Luna Rossa, habían estado en la final de la LVC.

El regatista vasco indica al respecto: "Estoy contento de poder estar en la final. Además, cuando piensas que hasta hoy sólo dos españoles y de la calidad Joan Vila y Nacho Braquehais lo han logrado, te sientes aún más orgulloso.

Una de las buenas noticias para el español ha sido su titularidad indiscutible en la tripulación del Luna Rosa, un hecho que considera importante. "Cuando entras en un proyecto como este siempre luchas para ganarte tu puesto, cuando estas en un equipo te puede pasar que navegues o no. El objetivo como regatista es de navegar el máximo de días posibles y, al final, he conseguido ganarme un puesto en la tripulación. La verdad es que estoy contento y muy satisfecho".

Su posición es la de trimmer (controlador) de la vela en ala, una de las grandes innovaciones de esta edición. Explica al respecto que: "El trimmer de la vela en ala regula la vela para llevar el barco lo mas rápido posible, dependiendo de las condiciones del viento y de los ángulos en que navega el barco. Es como trimar (regular) una vela mayor, sólo que en esta Copa la mayor tiene la característica de ser un ala rígida".

"En las maniobras que se hacen con un AC72, sobretodo de popa (a favor del viento), el secreto es estar en el aire y seguir 'foileando' -manteniendo el barco elevado sobre los dos cascos apoyado en los 'foils' (orzas en forma de L)- durante toda la maniobra para no perder la velocidad. Es una cuestión de coordinación entre todos los tripulantes. También es una cuestión de fuerza porque los 'grinders' tienen que ir al fondo en cada maniobra. Es un poco de todo: fuerza, coordinación y capacidad", indica.

"Los riesgos están ahí tanto en competición como en entrenamiento. Son barcos muy complicados y, sobre todo, la vela en ala es un componente muy frágil. Luna Rossa ha tenido una campaña de un solo barco y sólo dos velas en ala y quizás se pueda considerar que evitar las roturas es nu factor que ha condicionado la nuestra campaña. Si rompemos algo nos quedamos fuera de la competición, por lo que hay que seguir limitando siempre los riesgos. Quizá no hemos entrenado tanto como queríamos, pero ahora tenemos el barco en una pieza y podemos competir".

La superioridad del New Zealand-Camper en las Series Preliminares (Round Robin) fue absoluta, con un humillante 4-0 sobre su equipo. Para el vasco no fue una sorpresa porque: "Siempre supimos que el equipo del New Zealand-Camper era el más fuerte en esta Copa America y estuvo muy claro que en el Round Robin, habíamos llegado muy, muy justos".

Aún así afirma: "Ganas de revancha hay muchas, pero al mismo tiempo tienes que ser realista. Nosotros hemos mejorado mucho desde entonces y seguimos optimizando el barco. Es muy difícil ganar al Team New Zealand, pero no es imposible".