El Bayern de Pep Guardiola logró hoy una apretada victoria a domicilio ante el Eintracht Fráncfort (0-1) en un partido en el que, después de tener un claro control en la primera parte, tuvo algunas dificultades en la complementaria ante la agresividad del contrario.

El Wolfsburgo, por su parte, goleó por 4-0 al Schalke con lo que el equipo de Gelsenkirchen se convierte en el primero de los candidatos a pelear por la Liga de Campeones que pierde contacto con el grupo de punta.

Tras la goleada sufrida de hoy, y el empate en la primera jornada ante el Hamburgo, la distancia que separa al Schalke del Bayern y los otros líderes es ya de cinco puntos.

El Bayern tuvo hoy un partido de trayectoria irregular, con momentos en que mostró destellos de calidad pero otros en los que se dejó impresionar por la agresividad del rival e incluso hubiese podido encajar el empate en la parte final del partido.

Guardiola dejó en el banquillo a Arjen Robben, para darle paso al equipo titular al suizo Xherdan Shaqiri. Thiago Alcántara, tras ser baja en la jornada pasada, volvió a la convocatoria y empezó el partido en el banquillo, para entrar luego en el minuto 66 por Shaqiri.

Bastian Schweinsteiger apareció como único volante de contención, jugando en una posición bastante retrasada y en momentos casi como un tercer central entre el brasileño Boafim Dante y Jerome Boateng.

El Bayern abrió el marcador en el minuto 13, con un remate de volea dentro del área de Mario Mandzukic que aprovechó un centro desde la derecha de Thomas Müller.

Los bávaros tuvieron durante la primera parte el control del partido y dos buenas ocasiones de aumentar, en los pies de Dante y de Müller, pero por momentos el Eintracht pareció cobrar vida gracias a los espacios que le dejaba el Bayern en el centro del campo.

La segunda parte fue distinta. El Eintracht logró tomar bajó control a Franck Ribery, que había sido una pesadilla en la primera, y tuvo varias acciones ofensivas que hubieran podido traer el empate.

La fase final del compromiso, ante todo, fue de ida y vuelta, con ocasiones claras para los dos equipos.

Así, por ejemplo, en el 88 Bastian Schweinsteiger estuvo a punto de marcar el segundo del Bayern, con un disparo a quemarropa que se encontró con el cuerpo del meta Kevin Trapp. Casi a vuelta de correo, el Eintracht estuvo cerca del empate en un contragolpe por intermedio de Lakic.

Al final, al Bayern le alcanzó para la segunda victoria en dos jornadas pero todavía está lejos de lograr lo que exige el director deportivo Mathias Sammer que es jugar de manera que los otros tengan la sensación de que no tienen oportunidad alguna.

El equipo que sí pasó hoy la aplanadora fue el Hoffenheim, que goleó a domicilio al Hamburgo (1-5).

Además del Bayern, y a la espera de lo que hagan mañana el Hertha y el Borussia Dortmund, hay otros dos equipos que han logrado ganar sus dos primeros compromisos.

El Bayer Leverkusen conquistó hoy su segunda victoria al derrotar a domicilio al Stuttgart con gol en propia puerta de Marcel Schwaab y el Werder Bremen también alcanzó los seis puntos al derrotar en casa por la mínima diferencia al Augsburgo con tanto del turco Mehmet Ekici.