Una medalla de oro, la que puede conseguir con el relevo 4x100 este domingo en la jornada de clausura de los Mundiales de Moscú, separan a Usain Bolt de convertirse en el atleta más laureado en la historia de los campeonatos, después de obtener hoy una cómoda victoria en 200.

La penúltima jornada del torneo puso a Rusia al frente del medallero gracias a las victorias de Svetlana Shkolina en altura y del relevo 4x400.

Frente al entusiasmo del público moscovita hacia sus atletas, la presencia de Usain Bolt quedó un tanto difuminada aun cuando el bólido jamaicano consiguió su tercer título consecutivo de 200 metros, completando un "hat trick" inédito en Mundiales con una marca de 19.66.

Jamaica, que aspiraba a lograr el triplete, como en los Juegos Olímpicos de Londres, hubo de conformarse con oro y plata, ya que Warren Weir cruzó la meta a continuación con 19.79, su mejor registro personal, pero el estadounidense Curtis Mitchell, con 20.04, dejó fuera del podio, por una centésima, al tercer jamaicano, Nickel Ashmeade.

En ausencia de su compañero Yohan Blake -subcampeón, lesionado- y del estadounidense Tyson Gay -suspendido por dopaje-, la tarea de Bolt resultó sencilla en la final de 200, y eso que partió lento (177 milésimas). Antes de acabar la curva ya había tomado la compensación a todos.

Seis días después de recuperar el título de 100 metros con su mejor registro del año (9.77), ocho centésimas por delante del estadounidense Justin Gatlin, Bolt ya tiene el doblete individual.

En 5.000 metros, la etíope Meseret Defar, campeona olímpica en Londres 2012, recuperó el título seis años después de ganar el primero en Osaka.

Aprovechando la ausencia de la campeona de las dos últimas ediciones, la keniana Vivian Cheruiyot, que espera su primer hijo, Defar, que llevaba dos bronces seguidos en Mundiales, regresó al primer cajón del podio tras batir al esprint, con un tiempo de 14:50.19, a la keniana Mercy Cherono (14:51.22).

En el maratón, Stephen Kiprotich, campeón olímpico en Londres, dio a Uganda el primer título mundial y la primera medalla en campeonatos del mundo, tras dejar atrás en el último kilómetro al etíope Lelisa Desisa, el vencedor del trágico maratón de Boston.

Kiprotich reventó a su compañero de fuga y pudo disfrutar de una vuelta apoteósica en el estadio, saludando a los espectadores antes de cruzar la línea con un tiempo de 2h09:51, 21 segundos por delante de Desisa.

Otro etíope, Tadesse Tola, que había hecho la mayor parte del trabajo durante toda la carrera, obtuvo la medalla de bronce como recompensa (2h10:23).

En la final de altura, el público ruso disfrutó con la medalla de oro de Svetlana Shkolina, la única que pudo con los 2,03 metros, aunque su atleta predilecta, Anna Chicherova, que competía con rango de campeona olímpica y mundial, tuvo que repartirse el tercer peldaño del podio (1,97) con la española Ruth Beitia, ambas por detrás de la estadounidense Brigetta Barrett (2,00).

La estadounidense Brianna Rollins, que a sus 21 se ha ascendido este año hasta el cuarto puesto del ránking de todos los tiempos en 100 metros vallas con 12.26, contuvo hoy con un registro de 12,44 a la australiana Sally Pearson, campeona olímpica y mundial, en la final de los campeonatos del mundo.

Rollins estaba invicta a lo largo de 2013 tanto al aire libre como en pista cubierta, de forma que su victoria no fue una sorpresa, pese a que Sally Pearson parecía haber llegado a tiempo de revalidar su corona tras recuperarse de la lesión que sufrió en mayo. Pearson salió mucho más rápida que Rollins (154 milésimas frente a las 263), pero la norteamericana progresó por la calle siete y dejó atrás, a su izquierda, a la australiana para batirla por seis centésimas.

En la final de jabalina, el checo Vitezslas Vesely, actual campeón de Europa, conquistó su primer título mundial batiendo con su primer lanzamiento, de 87,17 metros, al favorito, el finlandés Tero Pitkamaki, campeón hace seis años.

El finlandés había logrado el mejor tiro en la calificación (84,39) y se presentaba como primer candidato al título una vez recuperado de la lesión que le tuvo parado en junio, junto al ruso Dmitri Tarabin, líder mundial del año con 88,84, pero los dos sucumbieron ante el checo.

Pitkamaki, cuya última medalla databa de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 (bronce), se apuntó hoy la de plata con una marca de 87,07 conseguida en la tercera ronda, y Tarabin, con un tiro final de 86,23, subió con ellos al podio.

En el relevo femenino 4x400, Rusia truncó una racha de tres títulos consecutivos de Estados Unidos al imponerse a las norteamericanas por 22 centésimas, con 3:20.19, mejor marca mundial del año.

Rusia no ganaba la medalla de oro en el relevo largo desde Helsinki 2005, pero su victoria de hoy puso al equipo anfitrión al frente del medallero con siete preseas de oro frente a las seis de Estados Unidos.

José Antonio Diego