El portero titular del Real Madrid para el primer partido oficial de la temporada, Iker Casillas o Diego López, es la gran duda por despejar del nuevo técnico, el italiano Carlo Ancelotti, que a un día del estreno mantiene la incertidumbre y asegura que decidirán "pequeños detalles difíciles de explicar".

Casillas y Diego López han completado una pretemporada que tiene muy satisfecho a Ancelotti. Si José Mourinho y su ayudante Aitor Karanka dejaron en más de una ocasión la sombra de la duda sobre la profesionalidad de Iker Casillas en los entrenamientos, el nuevo técnico ha destacado todo lo contrario en su última comparecencia.

Pese a ello, Ancelotti no se decanta públicamente. Elogió el buen nivel de sus porteros en los partidos amistosos que ha repartido entre ellos, y a horas de tener que decantarse por uno expuso la situación compleja en la que se encuentra.

"Diego López empezó a trabajar el 15 de julio, Iker lo hizo a primeros de agosto pero para un portero no cambia mucho, no tiene que trabajar mucho físicamente, tiene que ser reactivo", argumentó descartando que el menor tiempo de entrenamiento de Casillas sea un factor en su contra a la hora de decidir.

"Iker jugó muy bien contra el Chelsea y Diego también contra el Inter de Milan, hizo un buen partido. Para mí no es una decisión fácil. Como entrenador es muy difícil decidir porque son jugadores que trabajan bien, son profesionales concentrados. Pequeños detalles harán que se tome una decisión. Son difíciles de explicar", sentenció.

Casillas no juega un partido oficial con el Real Madrid desde el 23 de enero, cuando se fracturó en Mestalla el primer metacarpiano de la mano izquierda. Tras vivir un enfrentamiento público con Mourinho, cedió su puesto a Diego López, fichado en el mercado invernal y que dio un gran rendimiento.