El bateador emergente Héctor Sánchez llegó al plato con un pensamiento en mente contra el dominicano Rafael Soriano, el taponero de los Nacionales de Washington: una bola rápida.

Después de estar en el lado correcto de una llamada de último minuto con el partido en la parte alta de la novena, el venezolano estaba listo para la siguiente. Con la cuenta completa, conectó un cuadrangular e impulsó tres carreras. La línea cayó justo adentro del poste de foul del jardín derecho en el segundo nivel de las gradas, ayudando a los Gigantes de San Francisco a derrotar el jueves 4-3 a los Nacionales de Washington.

Sergio Romo no permitió carreras en la parte baja de ese episodio, llevándose su 29no salvamento. El puertorriqueño Javier López (2-2) relevó durante poco más de una entrada, lo que le valió el triunfo.

La derrota rompió la racha de cinco victorias de Washington y echó a perder el esfuerzo de Dan Haren en seis innings, en los que sólo permitió una carrera.

"Eso dolió", dijo el manager de los Nacionales, Davey Johnson.

El cuadrangular de Sánchez siguió a una bola rápida que Soriano (2-3) pensó era un strike, pero el umpire del plato Jim Joyce determinó que fue un envío alto. Johnson reconoció que Joyce había dicho que los lanzamientos altos eran bolas en todo el partido. Pero su taponero no estuvo de acuerdo.

"Para mí, ese lanzamiento era un strike", dijo Soriano sobre el lanzamiento a la cuenta de dos bolas y dos strikes.

Esto preparó el escenario para el ambidiestro Sánchez, quien estaba bateando de zurdo.

"Conozco mi trabajo, como todos", dijo el venezolano. "Tengo que estar listo para esa situación. Tengo que entrar en la jaula durante el partido y estar listo".

Ian Desmond remolcó dos anotaciones con un doble y Jayson Werth agregó dos hits por los Nacionales.

Brandon Belt pegó cuadrangular para los Gigantes y extendió su racha de bateo a 10 partidos. Ryan Vogelsong permitió tres carreras en la tercera entrada, todas con dos outs.

San Francisco, que perdió 6-5 el miércoles, acabó con una racha de tres derrotas.

"Los muchachos necesitaban esto", dijo el manager de Gigantes Bruce Bochy.

Por su parte, Alex Cobb tuvo un exitoso regreso después de ausentarse por una lesión delicada.

Cobb lanzó cinco entradas con buen control en su primer partido en Grandes Ligas desde que hace dos meses recibió un pelotazo en la cabeza y los Rays de Tampa Bay vencieron 7-1 a los Marineros de Seattle.

"Estoy feliz con todo lo que ha pasado esta noche", dijo Cobb. "Aprendí mucho. Llegué a un punto donde sé que al avanzar mejoraré y puedo tomar mucho del juego de esta noche".

Cobb (7-2) terminó su apertura con un ponche a Nick Frankiln con las bases congestionadas y dos outs en el quinto episodio. El pitcher derecho fue ovacionado a su salida.

"Eso fue muy divertido de ver", dijo el manager de Tampa Bay, Joe Maddon. "Es realmente impresionante verlo de regreso de esa lesión y así de bien".

El lanzador permitió una carrera y tres imparables, ponchó a seis y dio dos bases por bolas. Dijo que nunca pensó en su lesión durante el juego.

"Eso probablemente se reflejó esta noche, pero hay tanto en qué pensar al hacer cada lanzamiento que uno no tiene tiempo de pensar sobre lo que habría pasado o sobre lo que sucedió", agregó Cobb.

Wil Myers, que produjo cuatro anotaciones, impulsó dos con un doblete y Evan Longoria agregó un cuadrangular de dos más frente a Joe Saunders (10-12) que puso a los Rays adelante en la pizarra 5-1 en el quinto capítulo.

En otros partidos de la Liga Americana, Los Angeles (Angelinos) le ganaron 8-4 a Nueva York (Yanquis); Oakland 5-0 a Houston; Toronto 2-1 a Boston; Detroit 4-1 a Kansas City; y Minnesota venció 4-3 a Chicago (Medias Blancas).

En la Nacional, San Luis derrotó 6-5 a Pittsburgh en 12 innings; Cincinnati 2-1 a Milwaukee, y Nueva York (Mets) le ganó 4-1 a San Diego.