Admiradores de Elvis Presley de todas partes del mundo realizaron su peregrinación anual a Graceland para rendir homenaje al ícono del rock and roll con una vigilia solemne en el 36 aniversario de su muerte.

Miles de seguidores de Presley caminaron lentamente y en silencio el jueves por el Jardín de la Meditación en Graceland, la que fuera la residencia del cantante en Memphis por años. En el jardín está la tumba de Presley.

Cada año los entusiastas de la música y las películas de Presley vienen a Memphis para la Semana de Elvis, una celebración a su vida y su carrera. Presley murió el 16 de agosto de 1977, por un ataque cardiaco tras una lucha contra la dependencia a los fármacos.

La policía estimaba que asistirían 35.000 personas a la vigilia. El año pasado llegaron cerca de 75.000 personas. La ex esposa de Elvis, Priscilla Presley, y su hija Lisa Marie Presley estuvieron en la vigilia del año pasado y dedicaron algunas palabras, era la primera vez que participaban juntas en ella desde que comenzó la tradición como una reunión informal tras la muerte del cantante.

Ahora es un asunto internacional, con admiradores de Australia, Brasil, Inglaterra, Japón y otras partes del mundo.

Miguel Salinas Cáceres, de 53 años, llegó con sus amigos del club de admiradores de Presley en Chile. Salinas Cáceres dijo que hacia álbumes con recortes de periódicos sobre Presley cuando era adolescente porque no tenía dinero para comprar sus discos. Agregó que su familia solía pagarle a un vecino que tenía una televisión para poder ver las películas del rey del rock.

"Como admirador de Elvis es muy emotivo para mí tener la oportunidad de venir al lugar donde vivió", dijo Salinas Cáceres.