Un grupo de trabajo de alto perfil apoya ofrecer una vía hacia la ciudadanía a los inmigrantes que se encuentran en Estados Unidos de forma ilegal. Buscan influir en el debate en el Congreso, que se encuentra en su receso de verano, y apoyar el proyecto de ley aprobado por el Senado, que se encuentra estancado en la Cámara de Representantes.

El grupo de trabajo de inmigración es co-presidido por la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice, y el ex gobernador de Pensilvania Ed Rendell, junto con el ex gobernador de Misisipí, Haley Barbour, y el ex secretario de Vivienda Henry Cisneros. Fue convocado por el Centro de Política Bipartidista.

El grupo hizo recomendaciones de políticas el jueves y propuso una comisión independiente para medir la seguridad fronteriza, un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de personas que viven en Estados Unidos ilegalmente y un fuerte programa de trabajo legal.

Rice y Barbour son republicanos, mientras que Rendell y Cisneros son demócratas.