Unos 15.000 médicos de los hospitales públicos de Perú volvieron hoy al trabajo tras casi un mes de huelga después de aceptar una propuesta de mejoras salariales y laborales del Gobierno y en medio de un creciente número de casos de gripe A.

La Federación Médica Peruana (FMP) aceptó el miércoles de madrugada la nueva propuesta hecha por el Gobierno el lunes pasado para aumentar el salario mensual en unos 460 dólares a los médicos que trabajan en Lima y en unos 600 dólares a los que lo hacen en provincias.

Además, se ha considerado completar los nombramientos de 2.000 médicos durante 2014 y las autoridades se han comprometido a entregar dos pagos de 1.250 dólares a los residentes en prácticas.

El levantamiento de la huelga ha permitido que unos 15.000 médicos reanuden la atención de decenas de miles de citas pospuestas a nivel nacional, entre ellas los casos de gravedad, como los de la gripe AH1N1, que ha dejado hasta el momento 61 muertos, la mayoría en Lima y el puerto del Callao.

El último reporte ofrecido el martes por el ministerio de Salud señaló que en lo que va de año se han registrado 1.064 casos de gripe A en Perú.

El acuerdo de los huelguistas con el Gobierno también especifica que la Federación Médica Peruana tendrá "voz y voto" en los proyectos que se emprendan para reformar el sector de la salud.

El Congreso peruano otorgó en junio pasado facultades legislativas al Ejecutivo para impulsar una reforma en el sector, que incluirá la reorganización de la estructura del Ministerio de Salud (Minsa).

Además, la reforma plantea la modernización del sistema de salud, una nueva estructura de inversiones y una nueva política de remuneraciones integral.

También se plantea la extensión de la cobertura de los servicios de salud y el fortalecimiento financiero del sector.

Las medidas, que deberán elaborarse en un plazo máximo de 120 días, buscan cubrir el déficit de médicos e infraestructura en el sistema de salud.

El presidente de la FMP, César Palomino, destacó que, entre los nuevos acuerdos, el Gobierno dará un reconocimiento total a los médicos jóvenes en prácticas y completará los contratos necesarios.

Palomino manifestó su esperanza de que la Presidencia del Consejo de Ministros refrende las medidas.

Durante las primeras horas de la mañana se reanudó la atención en la mayoría de los hospitales públicos.

En algunos hospitales de Lima, como el Materno Infantil San Bartolomé, la medida tardó en implementarse, a la espera de un reporte oficial del gremio sobre el levantamiento de la huelga.

Según estimaciones de la prensa local, solo en Lima y el Callao la huelga iniciada el 16 de julio pasado hizo que se dejaran de atender más 50.000 consultas y miles de cirugías ya programadas.

Palomino se retractó de una denuncia que presentó contra el Ministerio de Salud (Minsa) y contra la ministra Midori de Habich, y también se disculpó ante la población por la prolongada huelga.

En un comunicado de prensa difundido por el Minsa, Palomino expresó que las denuncias fueron producto de una "mala información que se les dio" y que "no es correcto que el ministerio donó vacunas al sector privado", como había afirmado.

El dirigente había denunciado al Ministerio de Salud por haber dado, supuestamente, vacunas contra la gripe AH1N1 a empresas privadas.

Del mismo modo, había advertido sobre una asociación entre la ministra De Habich, el exministro de Salud Óscar Ugarte y una funcionaria de la seguridad social (EsSalud) para supuestamente favorecer intereses y beneficios personales en la firma de convenios.

"No es cierto que exista una asociación entre la ministra y el doctor Óscar Ugarte. Todo fue producto de una mala información que hemos comprobado el día de ayer (martes), por lo cual pedimos disculpas y nos retractamos en todo aspecto", agregó.

Tras haber hecho esta denuncia pública, Palomino fue denunciado por difamación y calumnia por Ugarte, quien fue ministro de 2008 a 2011, durante el segundo gobierno de Alan García.