Las siete obras maestras, entre ellas de Picasso, Monet y Matisse, robadas del Museo Kunsthal de Rotterdam en 2012, no han sido quemadas, sostuvieron hoy los abogados de tres de los presuntos autores del golpe en la primera vista del juicio.

Los letrados del supuesto cabecilla del robo, Radu Dogaru, y de sus cómplices, Eugen Darie y Alexandru Bitu, pidieron además que se les entregara a la justicia de Holanda, donde la legislación penal no es tan severa.

El Tribunal del Sector 3 de Bucarest, que comenzó hoy el proceso contra seis personas por el robo de los lienzos, decidió aplazar el juicio hasta el próximo 10 de septiembre apenas comenzada la vista, debido a la petición de libertad bajo fianza de algunos de los sospechosos.

"Nuestros clientes esperan un proceso correcto para hacer todos los trámites con el fin de entregar estos cuadros a las autoridades holandesas. Nos informaron (los acusados) de que los lienzos no se han quemado", declaró Maria Vasi, abogada de Eugen Darie.

Esa letrada subrayó que los documentos que maneja la defensa les hacen creer que los presuntos ladrones dicen la verdad.

Otro abogado, Catalin Dancu, defensor de Radu Dogaru y su madre, Olga, declaró a la prensa antes de entrar al tribunal que pretendía proponer a los fiscales la entrega de cinco de los cuadros robados a cambio de cumplir la condena en Holanda.

Olga declaró en julio que había quemado los cuadros en una estufa de su domicilio en la pequeña localidad de Carcaliu, al este de Rumanía, para proteger a su hijo. Días después se retractó de ese testimonio.

Un peritaje de expertos rumanos en arte reveló que en las cenizas encontradas allí había clavos y grapas, algunos de más de un siglo de antigüedad, procedentes de tres o cuatro cuadros, así como pigmentos que hace décadas que no se usan.

Los expertos, sin embargo, no pudieron certificar que los restos pertenecieran a los cuadros robados en Holanda.

Uno de los abogados de la defensa avanzó que también solicitará un examen de las cenizas encontradas a expertos del prestigios Museo del Louvre de París, para averiguar si estos fueron incinerados.

"Los fiscales no saben todavía dónde se hallan los cuadros, pero se sabe con seguridad que no fueron calcinados", sostuvo el letrado Dancu.

La abogada Vasi también subrayó la idea de que aún existan, al menos, la mayoría de los cuadros: "Solo había un lienzo con clavos, el de Lucian Freud".

Dogaru, de 29 años, realizó el espectacular robo acompañado de Adrian Procop, de 21 años, que se encuentra en búsqueda y captura, de modo que será juzgado en rebeldía.

Entre los otros inculpados figura Petre Condrat, un exmodelo que actuó de intermediario y reconoció haber visto dos lienzos robados, un Matisse y un Gauguin, en su encuentro con un potencial comprador en Bucarest.

Los presuntos ladrones del considerado "robo del siglo" en los Países Bajos se enfrentan a una pena de prisión de entre siete y 20 años.

La posible quema de los cuadros, con la que la madre de Radu Dogaru pretendía borrar posibles pruebas, es un agravante por la destrucción de las piezas, valoradas en hasta 100 millones de euros (130 millones de dólares).

El hurto, que se perpetró en apenas tres minutos en la madrugada del 16 de octubre, después de haber forzado la puerta de incendio, lo llevaron a cabo por el alto valor de los lienzos, aunque carecían de cualquier contacto para poder vender las obras.

Del Museo Kunsthal sustrajeron "Cabeza de Arlequín", de Picasso; "La Lectora en Blanco y Negro", de Matisse; y "El Puente Waterloo de Londres", de Monet.

"El Puente Charing Cross de Londres", también de Monet; "Mujer delante de una ventana abierta, llamada la novia", de Paul Gauguin; "Autorretrato", de Meyer de Haan; y "Mujer con los Ojos Cerrados", de Lucian Freud, completan la lista de obras sustraídas de la galería holandesa.

Los lienzos formaban parte de una exposición de 150 obras exhibida con motivo de la celebración del 20 aniversario del Kunsthal.

HASH(0x8c47c5c)

Por Raúl Sánchez Costa.