Yelena Isinbayeva puso un broche de oro a su gloriosa carrera deportiva con su tercer título mundial de pértiga aunque no pudo regalar un nuevo récord a sus paisanos, que por primera vez en cuatro jornadas de los Mundiales casi llenaron el estadio Luzhnikí.

Quiso regalar a su público un nuevo récord mundial, el que habría sido el número 29 de su carrera, pero no pudo con los 5,07 cuando, sola en competición y tras haber celebrado su triunfo con saltos de alegría, intentó agradecer al público su apoyo con una nueva plusmarca.

Un salto de 4,89, ejecutado al primer intento, fue el registro ganador que permanecerá para la historia ligada al adiós de la "Zarina", aun cuando haya dejado la puerta entreabierta a un posible regreso.

La estadounidense Jennifer Suhr, campeona olímpica en Londres, y la cubana Yarisley Silva, subcampeona, formaron una escolta de lujo para Isinbayeva en el podio, ambas con igual marca de 4,82 pero mejor concurso de la norteamericana.

El listón situado en 4,82 seleccionó a las tres medallistas porque sólo Suhr, Isinbayeva y la cubana Yarisley Silva pudieron con esa altura. Las tres atacaron los 4,89 con el podio asegurado.

Suhr y Silva se clasificaron por ese orden, como en los Juegos de Londres, donde empataron en 4,75 y el título se decidió por los saltos nulos, pero hoy las dos hubieron de rendir pleitesía a la reina Isinbayeva, que había sido bronce en la capital británica.

La final de 400 devolvió la primacía al estadounidense LaShawn Merrit, campeón olímpico en 2008, que ejecutó al campeón mundial y actual titular olímpico, el granadense Kirani James, para conquistar su primer título mundial con 43.74, en tanto que el dominicano Luguelín Santos volvió a subir al podio, ahora como tercero, tras su medalla de plata en Londres 2012.

Kirani James, dominador de la prueba desde que obtuvo el título mundial en Daegu 2011, se hundió en la recta y acabó séptimo.

Mientras Merrit interpretaba un solo sin respuesta, la carrera por detrás derivó en un caos del que Luguelín Santos salió con la medalla de bronce al cuello, por sólo dos centésimas, con una marca de 44.52, por detrás de otro estadounidense, Tony McQuay (44.40)

El alemán Robert Harting, campeón olímpico, mundial y europeo de disco, conquistó su tercer título universal consecutivo con un lanzamiento de 69,11 y casi un metro de ventaja sobre el polaco Piotr Malachowski, líder del ránking del año.

Harting llevaba este año 35 victorias seguidas hasta que el 8 de junio en Hengelo (Holanda) Malachowski de derrotó con la mejor marca mundial del año (71,84), la séptima mejor marca de la historia.

En la final de 800, Mohamed Aman, de 19 años, aprovechó la ausencia por lesión del keniano David Rudisha, campeón mundial y olímpico, para dar a Etiopía el primer título mundial al batir en el último suspiro al estadounidense Nick Symmonds con una marca de 1:43.31. El bronce fue para Ayanleh Souleiman, de Djibuti (1:43.76).

Kenia también estuvo de estreno. En una prueba que domina abrumadoramente en categoría masculina, los 3.000 m obstáculos, obtuvo hoy su primer título femenino gracias a Milcah Cheywa, que, después de tres bronces consecutivos, se alzó con su primer oro batió en el esprint a otras cinco africanas con 9:11.65.

Su compatriota Lydia Chepkurui, primera del ránking mundial del año, completó el doblete keniano con su mejor registro (9:12.55), relegando al tercer puesto a Sofia Assefa, que con un tiempo de 9:12.84 dio a Etiopía su primera medalla en esta especialidad.

El heptatlon coronó a una semidesconocida, la ucraniana Ganna Melnychenko, hasta hoy sin medallas en Mundiales o Juegos Olímpicos, que aprovechó las ausencias para proclamarse campeona tras resistir el último acoso de la canadiense Brianne Theisen Eaton, esposa del plusmarquista y campeón mundial de decatlon.

En una prueba marcada por las bajas, por lesión, de la campeona olímpica, la británica Jessica Ennis-Hill, y de la campeona mundial, la rusa Tatyana Chernova, Melnychenko venció con 6.586 puntos, seguida de Theisen Eaton (6.530) y de la holandesa Dafne Shippers (6.477), que había empezado la segunda jornada en el segundo puesto.