Un laboratorista acusado de infectar a decenas de pacientes con hepatitis C a través de agujas contaminadas dijo a los investigadores que estuvo robando fármacos durante más de una década y "matando a muchas personas", de acuerdo con el convenio judicial presentado el lunes ante las autoridades, el cual podría enviarlo a prisión de 30 a 40 años.

David Kwiatkowski, que está encarcelado desde su arresto en julio de 2012, está acusado de robar analgésicos inyectables del laboratorio de cateterización cardiaca del hospital Exeter y reemplazarlos con solución salina contaminada con su sangre. Kwiatkowski acordó declararse culpable de 14 cargos federales por robo de medicamentos y de alteración que se le imputaron a cambio de una sentencia menor. De haber enfrentado un juicio, hubiera recibido una pena de hasta 98 años tras las rejas.

Treinta y dos pacientes en Nueva Hampshire han sido diagnosticados con la cepa de hepatitis C que portaba Kwiatkowski, quien trabajó en 18 hospitales en siete estados antes de ser contratado en Nueva Hampshire en 2011. Ha habido varios casos en Maryland, seis en Kansas y uno Pensilvania. Uno de los pacientes en Kansas ya falleció y la hepatitis C, una infección viral que se transmite por la sangre que puede enfermar el hígado y desarrollar enfermedades crónicas, fue un factor "que contribuyó", señala el acuerdo.

Linda Ficken, de Andover, Kansas, es una de las que acusa a Kwiatkowski de infectarla. Ficken, de 71 años, dijo el lunes que estaba conforme con el acuerdo, pero desea que la sentencia sea mayor.

"Hubiera sido cadena perpetua, porque él nos dio una potencial sentencia de muerte", dijo la mujer.

A más de un año del arresto de Kwiatkowski, Ficken dijo que todavía está enojada con él y con el sistema que le permitió pasar de un trabajo a otro después de que fue despedido por acusaciones de consumo de drogas y robo.

___

La periodista de The Associated Press, Randy Pennell colaboró para este despacho.