Cinco años después de su última consagración en el salto con pértiga, Yelena Isinbayeva reverdeció laureles el martes para deleite de sus compatriotas rusos e inyectarle una necesitada dosis de fervor al Mundial de atletismo.

La zarina Isinbayeva también ratificó que es un pecado menospreciar su sobrada experiencia.

Con un salto de 4,80 metros, su mejor actuación en cuatro años, Isinbayeva se proclamó campeona por tercera vez.

"He pasado por muchas adversidades, tantas lesiones, así que estoy muy orgullosa de haber podido superado todas esas y volver a ser campeona del mundo", expresó Isinbayeva.

Cuando la cubana Yarisley Silva, quien se quedó con la medalla de bronce, falló su último intento, Isinbayeva estalló de alegría y saltó por encima de los carteles de publicidad para abrazarse con Yevgeny Trofimov, el técnico de sus años más jóvenes y que aceptó volver para resucitar su alicaída carrera.

"De los grandes siempre hay que esperar grandes cosas. Nunca descartarles", dijo Silva. "''Hay que felicitarle por sus proezas".

Isinbayeva intentó batir el récord del mundo al poner el listón en 5,07 metros, pero no lo pudo conseguir. Y con ello su cuenta de plusmarcas — establecidas durante la última década — se mantiene en los 28 al aire libre o bajo techo.

El estadio Luzhniki, muy frío en las tres jornadas previas con bajas asistencias, vibró como nunca al empujarla a la conquista del oro.

A sus 31 años, Isinbayeva había anunciado de antemano que se iba a alejar del deporte tras esta temporada para poder ser madre y luego intentar regresar para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Este fue la mejor jornada del país anfitrión en la justa, ya que Elena Lashmanova y Anisya Kirdyapkina hicieron el 1-2 en la marcha femenina de 20 kilómetros.

Pero Estados Unidos sigue firma en la cima del cuadro de medallas generales, luego que LaShawn Merritt y Tony McQuay coparon los dos primeros lugares en los 400 metros, con el dominicano Luguelín Santos llevándose el bronce.

Merritt, campeón mundial en 2009, se impuso ampliamente, con una diferencia de más de medio segundo. Su registro de 43.74 segundos fue el más rápido del año.

Después de cuatro fechas, Estados Unidos acumula cuatro medallas de oro y diez en total. Rusia le escolta con tres oros y seis en total.

También el martes, los esposos Eaton completaron su luna de miel de trabajo, pero sin poder concretar un festejo dorado por partida doble.

La canadiense Brianne Theisen Eaton no pudo despegarse lo suficiente de la ucraniana Ganna Melnichenko en la carrera de los 800 metros, la última prueba del heptatlón, y debió conformarse con la presea de plata, dos días después que su esposo, el estadounidense Ashton Eaton, ganó el oro en el decatlón.

Mientras Melnichenko se arropaba con la bandera de su país, Theisen Eaton se fundió en un abrazo con su esposo, con quien se casó apenas hace un mes.

Melnychenko se consagró campeona con un total de 6.586 puntos, por delante de los 6.530 de Theisen Eaton. El bronce fue para la holandesa Dafne Schippers.

El heptatlón quedó abierto para otras figuras, luego que la británica y campeona olímpica Jessica Ennis-Hill y la rusa y vigente campeona mundial Tatyana Chernova no compitieron por lesiones.

Los 800 metros masculinos también abrieron un compás para un nuevo campeón debido a David Rudisha no pudo venir a Moscú. El keniano, doble campeón olímpico y mundial, está lesionado, así que el nuevo rey es Mohammed Aman, un etíope de 19 años.

Aman superó al estadounidense Nick Symmonds en la recta final, imponiéndose con el mejor tiempo del año: 1 minuto y 43.31 segundos. Symmonds se quedó con la plata y Ayanleh Souleiman de Djibouti obtuvo el bronce.

A primera hora de la mañana, Lashmanova encabezó el 1-2 de Rusia en la marcha corta, seguida por Kirdyapkina entró segunda. Las rusas han ganado siete de las ocho pruebas de la distancia de 20 kilómetros desde que la competencia debutó en el programa del Mundial de Sevilla 1999.

También un 1-2 de Kenia en los 3.000 metros con obstáculos femeninos, en los que Milcah Chemos Cheywa obtuvo el oro y Lidya Chepkurui atrapó la plata. El bronce quedó en manos de la etíope Sofia Assefa.

Además, el alemán y campeón olímpico Robert Harting ganó el lanzamiento del disco por tercera vez seguida.

___

Eric Núñez está en Twitter como: http://twitter.com/EricNunezAP