Tras dos suspensiones por la nieve, la selección de Irlanda del Norte recibe mañana en Belfast a Rusia, segunda del Grupo F de clasificación para el Mundial de Brasil 2014, sin opciones de meterse siquiera en la repesca, pero con la esperanza de sumar su primera victoria.

Penúltima del sexteto de aspirantes, la afición comienza a dar muestras de impaciencia con la escuadra que dirige el irlandés Michael O'Neill, que no ha ganado ninguno de los nueve encuentros disputados desde que accedió al cargo en diciembre de 2011.

La derrota en casa ante Israel (0-2) el pasado 26 de marzo angustió a los seguidores, días después de que el mal tiempo obligara a cancelar hasta en dos ocasiones el choque contra Rusia en Windsor Park.

Para el juego ante Rusia, O'Neill no podrá contar por lesión con su punta titular, el ariete del Palermo italiano Kyle Lafferty, a lo que se une también la baja del portero Alan Mannus, quien será sustituido por Roy Carroll.

Por contra, podrá contar para la zaga con el central del Manchester United Jonny Evans, recuperado de las molestias que ha arrastrado con el campeón de liga inglés durante la pretemporada.

Después de tres empates y dos derrotas en su camino hacia Brasil, el técnico local se ha mostrado cauto ante la visita de los hombres que dirige el italiano Fabio Capello, sabedor de que, aunque puede perder ante la potente Rusia, el equipo debería lavar su imagen si quiere continuar en el puesto.

El seleccionador irlandés asegura tener "un plan" para contener a los visitantes y, al mismo tiempo, "crear oportunidades de gol".

"Tenemos que ser un equipo difícil de batir. Rusia está en una posición muy buena en el grupo y vendrá aquí a por los tres puntos para reforzarla", advirtió O'Neill.

Por su parte, la Rusia de Capello intentará encarrilar en Belfast su clasificación directa al Mundial de Brasil 2014 con una victoria.

Después de caer 1-0 con Portugal, líder provisional del grupo, los hombres dirigidos por el técnico italiano tienen como tarea desplazar a Portugal, su gran rival por el pase directo al Mundial.

Con cuatro victorias y el traspié de Lisboa, la selección rusa acumula 12 puntos, dos menos que Portugal, pero ha disputado sólo cinco partidos, contra los siete que ha jugado la selección lusa, por lo que retomar el liderazgo parece sólo cuestión de tiempo.

Rusia ya venció a Irlanda del Norte (2-0) en su debut en el ciclo eliminatorio mundialista y, según la prensa deportiva rusa, no debería tener mayores problemas para hacerse con los tres puntos en Belfast.

La escuadra de Capello tiene un calendario favorable por delante: sus dos próximos partidos, contra Luxemburgo e Israel, los disputará en casa, y los dos restantes, contra Luxemburgo y Azerbaiyán, como visitante.

De ahí que la mayoría de los comentaristas rusos coincidan en que el partido de mañana es clave para las aspiraciones de Rusia de ganar directamente su pase a Brasil y evitar la repesca.

HASH(0x898c740)

Alineaciones probables:

Irlanda del Norte: Carroll; Cathcart, McAuley, Evans, Bruce; Davis, McCann, Brunt, Ferguson; Ward, Paterson.

Rusia: Akinféev; Anyukov, Ignashévich, V. Berezutsky, Kombárov; Shirókov, Denísov, Dzagóev, Fayzulin, Bystrov; y Kerzhakov.

Árbitro: Tom Harald Hagen (NOR).

Estadio: Windsor Park, Belfast.