La FIFA solicitó a las autoridades de Rusia, país sede de la Copa del Mundo de 2018, que ofrezcan una "aclaración y más detalles" sobre una nueva legislación antigay, sumándose al Comité Olímpico Internacional (COI) en la búsqueda de respuestas de Moscú.

La legislación que prohíbe "propaganda de relaciones sexuales no tradicionales entre menores" ha provocado un furor a nivel internacional desde que el presidente Vladimir Putin la firmó en junio, y detonó una creciente preocupación en el COI antes del inicio de los Juegos de Invierno de Sochi en febrero próximo.

Las dos organizaciones más influyentes del deporte mundial han pedido a Rusia que explique cómo se hará cumplir la ley durante sus máximos eventos.

"La FIFA ha solicitado a las autoridades rusas una aclaración y más detalles sobre esta nueva ley", indicó en un comunicado el martes el organismo que gobierna el fútbol mundial.

"Rusia se ha comprometido a brindar a todos los visitantes y aficionados una cálida bienvenida y a garantizar su seguridad" durante el torneo de un mes de duración, indicó la FIFA, agregando que la federación "confía en que los anfitriones de la Copa del Mundo 2018 de la FIFA cumplirán su promesa".

La FIFA tiene un vínculo directo con el gobierno ruso dado que el ministro del Deporte Vitaly Mutko forma parte del comité ejecutivo de la FIFA, que presidente Joseph Blatter.

Aun así, Mutko ha dicho que los atletas olímpicos tendrían que respetar las leyes del país durante los Juegos de Invierno del 7 al 23 de febrero y que la comunidad internacional necesita "calmarse".

La FIFA subrayó que sus estatutos "prevén cero tolerancia contra la discriminación".

"Está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por su origen étnico, sexo, lenguaje, religión, política o por cualquier otra razón, y es punible con suspensión o exclusión", indica el artículo tercero de la federación.

Rusia fue elegida sede de la Copa del Mundo en diciembre de 2010, cuando la dirigencia de la FIFA lo seleccionó sobre Inglaterra y las candidaturas de España-Portugal y Holanda-Bélgica.

Ese mismo día en Zúrich, la FIFA otorgó la sede del Mundial 2022 a Catar, donde los actos homosexuales son ilegales.

Blatter recibió críticas poco después de la designación al sugerir que los aficionados al fútbol que sean homosexuales podrían "abstenerse de toda actividad sexual" mientras acuden a la Copa del Mundo en el país del Golfo Pérsico.

En mayo, luego que los países miembro de la FIFA aprobaron sanciones más severas por discriminación, Blatter dijo a los reporteros que abordar el tema de la homosexualidad y Catar era "entrar en ética y moral".

El potencial efecto de la actitud hacia los derechos de los gays durante los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi de antemano juega un papel en las campañas de los seis candidatos que buscan el puesto de presidente del COI, que será elegido el 10 de septiembre.