Costa Rica considera que Nicaragua ha distorsionado en el seno de las Naciones Unidas el fallo más reciente de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), por lo que pidió una aclaración ante el Consejo de Seguridad, confirmaron hoy a Efe fuentes oficiales.

El embajador costarricense ante la ONU, Eduardo Ulibarri, aclaró que no se trata de una denuncia formal contra Nicaragua, sino de una aclaración ante un documento que los representantes de ese país hicieron circular entre los miembros de la organización.

Un portavoz de la Cancillería costarricense explicó que el 16 de julio la CIJ resolvió dos peticiones, una de Managua y otra de San José, sobre las medidas provisionales en una disputa fronteriza bilateral.

La Corte en La Haya indicó en ese momento que no cambiaría las medidas impuestas desde marzo de 2011, que incluyen, entre otras cosas, la prohibición a que personal oficial de cualquiera de los países ingrese a la zona en conflicto, una pequeña isla fluvial en la zona del Caribe.

No obstante, el Gobierno costarricense ha señalado que Nicaragua distribuyó el 5 de agosto una nota entre las delegaciones de la ONU en Nueva York tergiversando los hechos, pues aseguraba que la CIJ había ordenado a Costa Rica detener la construcción de un camino fronterizo.

Por esta razón, y con una nota con fecha 7 de agosto, Costa Rica envió una aclaración a todos los países miembros y al Consejo de Seguridad.

"Nicaragua tergiversó la decisión de la CIJ, sugiriendo que en la resolución del 16 de julio se había acogido su solicitud para que las medidas provisionales incluyeran también a la construcción de la trocha fronteriza", explicó la fuente.

"Esto es falso, pues no sólo el Alto Tribunal rechazó la solicitud de Nicaragua de que se dictaran medidas provisionales en relación con la ruta fronteriza, sino que además el llamado de la Corte a no realizar acciones que agraven la disputa se hizo en relación con la presencia de grupos organizados de ciudadanos nicaragüenses en la zona en disputa, un hecho que la Corte tuvo por demostrado y que Nicaragua además omitió mencionar en su comunicado de prensa", dice la nota oficial de la Cancillería.

Para el Gobierno costarricense "es un hecho muy grave que Nicaragua haya pretendido inducir a error a la comunidad internacional, distorsionando hechos y decisiones de la CIJ, sobre asuntos que actualmente están bajo conocimiento de dicha Corte".

Según la Cancillería, esta situación responde a un "intento de Nicaragua de manipular la opinión pública internacional".

Los dos países centroamericanos mantienen desde 2010 una disputa fronteriza con dos demandas que están siendo estudiadas por la CIJ, en medio de constantes reclamos mutuos.