Al día siguiente de recuperar su título mundial de 100 metros en Moscú, el jamaicano Usain Bolt ha pedido disculpas a Dios en un mensaje de twitter porque en su país una iglesia cerró su servicio antes de tiempo a fin de que los feligreses pudieran contemplar por televisión la carrera.

"God I am sorry" (Dios, lo siento), comenta el rey de la velocidad mundial en su cuenta de twitter en respuesta a la noticia publicada por el diario The Jamaica Star en su edición de hoy.

Según relata el periódico, la Iglesia Apostólica de Hatfield suele comenzar su servicio dominical sobre las 10.00 horas y terminar a las 12.30 pero el pastor Basil Barnaby, consciente de los deseos de los parroquianos de ver la carrera, decidió acortar la misa.

"Fue para permitir a la gente que llegara a tiempo de ver la carrera en casa. Cuando los jamaicanos están realmente interesados en algo, nada puedo evitar que lo hagan, así que les permití que se fueran y pudieran verla", explicó el pastor Barnaby.

El propio oficiante reconoció que él mismo es un apasionado del deporte y que también él quería ver el duelo entre Usain Bolt y el estadounidense Justin Gatlin, que obtuvo la medalla de plata.

Barnaby dijo que ese era, justamente, su pronóstico sobre la final del hectómetro, aunque también esperaba que el jamaicano Kemar Bailey-Cole, y no su compatriota Nesta Carter -como sucedió-, lograra la medalla de bronce.

"En cualquier caso, estoy feliz por Nesta. Ha hecho un gran trabajo y merece una medalla individual", dijo el pastor, que practicó el atletismo en su juventud.

"Amo el deporte", añadió, "y creo que se debe utilizar para ganar almas para Dios". EFE