Ni una sola mueca en el campo, ni un gesto de desaprobación, ánimo o furor, ni una mínima sonrisa por parte del estadounidense Jason Dufner después de cuatro horas de golf para conquistar así su primer título de Grand Slam, el Campeonato de la PGA en Oak Hill (Rochester, Nueva York) que cerró los 'majors' de 2013.

El golf vivió el éxito del hombre de hielo, que aparenta no padecer ni sentir. Pareciera mentira que Dufner, un golfista de 36 años y tardío en su explosión (sus únicas dos victorias en el PGA Tour sobrevinieron el año pasado), se estuviera jugando su primer título de Grand Slam junto a su compatriota Jim Furyk, los dos que mantuvieron el domingo un interesante mano a mano.

Dufner fue el protagonista principal el primer día de torneo, con una ronda de 63 golpes -récord en Oak Hill- y en la cuarta y última.

A Dufner no le tembló el pulso durante toda la ronda final. Atravesó el ecuador con dos golpes de renta sobre Furyk, mientras que el australiano Adam Scott y el sueco Henrik Stenson, los más cercanos en la pizarra, se mostraban incapaces de echar las redes sobre el dúo de norteamericanos.

Furyk soportó el silencio hierático de su rival hasta el hoyo 17. El 'Pájaro loco' se anotó un 'bogey' en esta brutal bandera, lo mismo que Dufner, quien afrontó la caminata final con una renta de dos golpes. Con esa ventaja entró por primera vez en la historia del Grand Slam, como este mismo año hicieron Adam Scott (Masters de Augusta) y el inglés Justin Rose (Abierto estadounidense).

El trabajo final de los españoles se tradujo en positivo por el extraordinario rendimiento de Miguel Ángel Jiménez el domingo. El andaluz logró la mayor remontada -veintitrés puestos- gracias a sus 67 golpes, que le aparcaron en la vigésimo novena plaza, junto al grancanario Rafael Cabrera-Bello.

Tiger Woods cerró con una simple cartulina al par. Woods finiquitó otro año sin títulos de Grand Slam. En el US PGA que echó el cierre a los Grandes de 2013, el mejor jugador del mundo presentó rondas con 71-70-73-70 y cuatro arriba, para sellar su decimoctava tentativa sin éxito en los torneos de Grand Slam.

El 14 veces ganador de 'majors, con cinco victorias este año, tampoco pudo aumentar la cuenta para ganar terreno sobre los 18 Grandes de Jack Nicklaus. Cuando llegue el Masters de Augusta en el mes de abril habrán transcurrido 30 meses sin obtener uno de los cuatro títulos de Grand Slam, desde junio de 2008.

"Para ser sincero, no estoy preocupado", comentó el número uno del mundo. "Me metí en la pelea para ganar dos de los cuatro 'majors' este año, lo que siempre es algo positivo", añadió.