El jamaicano Usain Bolt, figura máxima del atletismo mundial, clausuró hoy la primera jornada de los Mundiales de Moscú con un paseo de 100 metros que le condujo a las semifinales en 10.07 segundos.

Más rápidos que el plusmarquista mundial fueron hoy dos estadounidenses: Mike Rodgers, primero en la sexta serie con 9.98, y Justin Gatlin, ganador de la tercera con 9.99, que está convocado a plantar cara a Bolt en la final que cierra la jornada del domingo.

La presencia de Bolt no despertó gran expectación en el complejo Olímpico moscovita, cuya megafonía difundió en su honor un tema de Bob Marley. El estadio Luzhnikí registraba menos de media entrada a la hora en que compitió el jamaicano, las 20.57 (16.57 GMT).

Se hizo esperar el jamaicano, que en Moscú aspira a convertirse en el atleta más laureado de la historia en los Mundiales, igualando, si gana aquí tres, las ocho medallas de oro y diez en total del estadounidense Carl Lewis, pero con dos de plata.

Bolt corrió la séptima y última serie por la calle dos, en posesión de una marca del año de 9.85. Ninguno de los atletas alineados junto a él en la salida ha bajado jamás de los 10 segundos y bastaba con llegar entre los tres primeros. Se santiguó, aguantó la estampida del caimanés Kemar Hyman, que cometió salida falsa a su derecha, y a la segunda se ganó el pase a las semifinales.

Mañana, doble sesión para Bolt. Por la mañana, la penúltima ronda de 100 y, si no hay contratiempos, la final a las 21.50 (17.50 GMT).