Hombres armados mataron a tiros a seis personas e hirieron a 15 en un ataque contra un ex ministro provincial fuera de una mezquita en el suroeste de Pakistán el viernes, informó la policía.

El ataque en Queta, la capital de la provincia de Baluchistán, se produjo un día después de que un atacante suicida del Talibán matara a 30 personas en el funeral de un policía en la ciudad.

Pakistán ha sufrido una serie de ataques mortales desde que el primer ministro Nawaz Sharif asumió el cargo a principios de junio, lo que desató las críticas de que el gobierno no tiene un plan coherente para combatir el creciente problema del extremo en el país.

Ali Madad Jatak, el ex ministro provincial que fue atacado el viernes, resultó ileso, dijo el oficial de policía Bashir Ahmad Barohi. Sin embargo, seis personas murieron y 15 resultaron heridas.

El ataque tuvo lugar cuando Jatak y un grupo de seguidores salían de una mezquita tras las oraciones del amanecer que marcan el inicio de la festividad musulmana de Eid al-Fitr, el final del mes sagrado del Ramadán, dijo Barohi.

Baluchistán es hogar de militantes islámicos y separatistas que han estado librando una insurgencia de bajo nivel contra el gobierno durante décadas.

Presuntos separatistas mataron a 13 personas que bajaron de un autobús en Baluchistán a principios de esta semana, así como un soldado paramilitar que intentó detenerlos.

El nuevo gobierno de Pakistán ha dicho que se está preparando una estrategia integral para luchar contra el extremismo y quiere reunirse con todos los partidos políticos para lograr un consenso sobre el plan.