El fútbol francés, deslumbrante gracias a los proyectos multimillonarios del París Saint-Germain (PSG) y del Mónaco, arranca mañana la temporada 2013/14 con el uruguayo Edinson Cavani y el colombiano Radamel Falcao como principales atractivos de una liga que se polariza económicamente y que promete muchos goles.

El PSG sigue adelante con su intento de asentarse en la elite europea del fútbol y para ello ha firmado el fichaje más caro de la historia del fútbol francés al pagar al Nápoles 64 millones de euros por los servicios de Cavani, que jugará junto al sueco y máximo goleador de la pasada campaña, Zlatan Ibrahimovic, un delantero explosivo dentro y fuera del campo.

Los dos estiletes del PSG, que se espera sumen varias decenas de goles, compartirán vestuario con los argentinos Javier Pastore y Ezequiel Lavezzi, los brasileños Lucas Moura y Thiago-Silva y con los franceses Matuidi y Digne.

El club de la capital francesa, cuyos propietarios cataríes reclutan estrellas a golpe de talonario, no obstante ha perdido dos de los puntales técnicos que el año pasado le hicieron campeón de liga y cuartofinalista de la Liga de Campeones: el entrenador Carlo Ancelotti y el director deportivo Leonardo.

El primero se dejó seducir por la llamada del Real Madrid para dirigir a Cristiano Ronaldo, Iker Casillas, Benzema y compañía desde el banquillo del Santiago Bernabéu y cedió su puesto en París al exseleccionador nacional de los "bleus" Laurent Blanc.

El segundo, tras ser sancionado con nueve meses de inhabilitación por forcejear con un árbitro, abandonó la disciplina del club.

Pero antes de irse, Leonardo ató para el PSG varios fichajes que deberían garantizar su supremacía en el campeonato francés y hacerle ganar galones en Europa y aseguró que el club parisino tiene "el mejor ataque del mundo".

En una sola semana, el equipo de París se gastó 114 millones en reclutar al central brasileño "Marquinos", al delantero francés Lucas Digne y a Cavani, tres jugadores jóvenes llamados a dar continuidad a los sueños del presidente, Nasser al-Khelaïfi. Además, el club revisó al alza los contratos de varios de sus futbolistas.

Pero al PSG le ha salido un competidor dispuesto a quemar tanto o más efectivo en jugadores que los cataríes, el oligarca ruso Dimitri Rybolovlev, que quiere hacer deslumbrar al Mónaco, vieja gloria recién ascendido a la primera categoría.

Rybolovlev ha invertido 141 millones de euros para contratar a Falcao, a su compatriota James Rodríguez y al portugués Moutinho, entre otros refuerzos como Eric Abidal, Jérémy Toulalan, Ricardo Carvalho o Borja López, que estarán a las órdenes del italiano Claudio Ranieri.

El primer objetivo del club del Principado es lograr la clasificación para la Liga de Campeones, estadio imprescindible para intentar rentabilizar el dinero invertido y "hacer que el equipo regrese al rango que le corresponde en la escena internacional".

Pero ceden la presión del favorito al PSG, vigente campeón, y desde las oficinas del club prefieren mostrar la cara humilde de un club en construcción.

El tercer club por gasto estival en jugadores es el Olympique de Marsella, aunque "solo" ha desembolsado 22 millones en contratar a estrellas como el centrocampista francés Dimitri Payet o al franco-belga Gianni Imbula.

Su entrenador, Élie Baup, aspira a estar en el podium liguero al final de temporada y cruza los dedos para que fallen los dos grandes.

Otro de los "tapados" que intentarán dar la sorpresa esta temporada será el Olympique de Lyon.

A falta de que se cierre el mercado de verano, tiene un saldo positivo de fichajes de 19 millones de euros, a pesar de haber contratado al lateral portugués Miguel Lopes o al atacante guineano Lamine Yattara, e intenta cerrar su clasificación para la Liga de Campeones.

No obstante, aún puede haber sorpresas porque el mercado de verano no se cerrará hasta la medianoche del 2 de septiembre. Para entonces, la liga francesa habrá echado a rodar, con el Montpellier-PSG como partido inaugural mañana, al que seguirá un Burdeos-Mónaco el sábado.

El primer duelo entre los dos "millonarios" franceses se celebrará el próximo 22 de septiembre, con el PSG como local, el Mónaco como visitante y Cavani, Ibrahimovich y Falcao en el campo, un arsenal de estrellas.