El canciller de Venezuela, Elías Jaua, ordenó hoy la repatriación "inmediata y definitiva" del cuadro "Odalisca con pantalón rojo", del pintor francés Henri Matisse, robado en 2002 en Caracas y hallado a mediados de 2012 en Miami, después de que expertos verificaran la autenticidad de la obra.

La información, difundida a través de un comunicado por la Cancillería venezolana, señala que Jaua "instruyó adoptar las medidas para la repatriación inmediata y definitiva de la obra" e indica que una comisión venezolana certificó el pasado día 6, la autenticidad de la obra.

En el escrito se explica que la directora de los Archivos Matisse de París, Wanda de Guebriant, "máxima autoridad mundial" en el tema, certificó la obra, "lo cual permite iniciar los pasos para el pronto regreso de este patrimonio artístico de todos los venezolanos".

Las diligencias para la repatriación de la obra serán coordinadas con el apoyo del encargado de negocios de la Embajada de Venezuela en Estados Unidos, Calixto Ortega.

"Comprometido firmemente con la defensa y recuperación del patrimonio cultural de la Patria, el Gobierno Bolivariano adelanta las acciones para el regreso de esta importante obra y continuará los esfuerzos para el pronto regreso de la Piedra Kueka, la cual se encuentra en Berlín", señala el escrito de la Embajada venezolana.

En febrero pasado, el director del estatal Instituto de Patrimonio Cultural, Raúl Grioni, informó a Efe que la Cancillería venezolana estaba haciendo entrega de los documentos en los que consta que el cuadro pertenece a su país después de que Estados Unidos anunciara el fin del juicio a los ladrones.

Grioni también señaló que la Fiscalía venezolana mantendría el proceso de investigación sobre el caso "para hallar a los responsables" involucrados en el robo en el país caribeño.

La "Odalisca con pantalón rojo", que data de 1925, fue comprada en 1981 por la entonces directora del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (MACC), Sofía Imber, por 480.000 dólares a una galería de Nueva York.

La Fundación Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber (Maccsi) confirmó en 2003 el robo del cuadro, año en el que se percataron de que la obra había sido sustituida por una falsa en su marco original. Se cree que la pintura pudo haber sido sustraída en 2000.

Las sospechas sobre la sustracción del cuadro surgieron luego de que el galerista venezolano Genaro Ambrosino, radicado en Miami, informó por correo electrónico a varias personas que el lienzo de Matisse estaba siendo vendido en el mercado de arte de Miami.

Los dos acusados de robar e intentar vender la obra en EE.UU. Pedro Marcuello, cubano, y María Ornelas, mexicana, fueron condenados en enero pasado en Miami a 33 y 21 meses de prisión, respectivamente, luego de que se declararan culpables.