El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Jean Todt, expresó su respaldo al proyecto ambiental Yasuní ITT, que busca dejar en tierra el petróleo de una parte de la Amazonía ecuatoriana, informó hoy una fuente oficial.

Todt y su esposa, la actriz Michelle Yeoh, se reunieron con la coordinadora del proyecto, Ivonne Baki, para conocer a fondo este programa, con el que se pide una "corresponsabilidad" económica de la comunidad internacional para no explotar el crudo de los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT), situados en el Parque Nacional Yasuní.

El dirigente de la FIA expresó su interés en visitar el Yasuní, uno de los de más alta concentración de biodiversidad del planeta.

"Yasuní es una de las partes más bellas del mundo. Debemos impulsar toda acción para protegerlo y mantenerlo", comentó Todt, según un comunicado de la Iniciativa.

La nota indica, sin más detalles, que en la reunión se habló también de la posibilidad de realizar en Ecuador el Rally Dakar.

El compromiso de Todt se suma al de otras personalidades, empresas y entidades que han apoyado el proyecto gubernamental ecuatoriano.

En julio, el Gobierno y la empresa automotriz Nissan anunciaron que buscarán mecanismos para introducir autos eléctricos en Quito y adjudicar un porcentaje de su venta al proyecto ambiental.

La empresa Pacificard anunció también en julio la entrega del 0,15 % del valor de una tarjeta para compras que sacará a la venta desde septiembre próximo.

El Gobierno ecuatoriano lanzó hace seis años este proyecto, que evitaría la emisión a la atmósfera de 407 millones de toneladas de dióxido de carbono, que se generaría con la combustión del hidrocarburo.

El Ejecutivo busca al momento mecanismos para "fortalecer" el proceso de recaudación de fondos para el proyecto Yasuní con el fin de mantener bajo tierra cerca de 800 millones de barriles de petróleo si se consiguen los recursos que reportaría la extracción del crudo.

Los recursos recaudados ascendían a unos 210 millones de dólares a mediados de junio, según dijo entonces a Efe la coordinadora del proyecto, quien indicó que en ese momento deberían haberse conseguido unos "500 millones de dólares" entre el fideicomiso creado al efecto y la cooperación para la iniciativa.

El bloque petrolero ITT se sitúa en un extremo del Parque Nacional Yasuní, en el noreste de la selva amazónica ecuatoriana.

Este parque, de unas 982.000 hectáreas en la cuenca del río Napo, fue declarado en 1989 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Reserva Mundial de la Biosfera.