El novato Devonte Holloman interceptó un balón y lo devolvió 75 yardas, lo que representó la jugada crucial para que los Cowboys de Dallas vencieran el domingo 24-20 a los Dolphins de Miami en el partido del Salón de la Fama, que marcó el comienzo de la pretemporada de la NFL.

Holloman, seleccionado en la tercera ronda del "draft" y procedente de la Universidad de Carolina del Sur, estaba perfectamente colocado cuando el novato Chad Bumphis permitió que un pase de Matt Moore se le escapara de las manos en el segundo cuarto.

Fue la jugada más importante de una defensiva de Dallas que trata de ajustarse a la formación de 4-3 bajo las órdenes del nuevo coordinador Monte Kiffin.

Pero los Cowboys controlaron buena parte del encuentro, una noche después de que Larry Allen, ex miembro de su línea ofensiva, así como su ex entrenador Bill Parcells, fueron entronizados en el Salón de la Fama.

El mariscal de campo Tony Romo, quien se sometió a una cirugía de espalda para extirparle un quiste, no vio acción por Dallas. Así, los Cowboys recurrieron a su ofensiva por tierra, mediante la que dominaron a Miami, sin muchos titulares en el terreno.