Bill Parcells habló extraoficialmente por todos en el Salón de la Fama de la NFL, y toda la gente se congregó para verlo como uno de los seis nuevos miembros del recinto, el sábado por la noche.

"Hay una característica peculiar que te dura el resto de tu vida", dijo sobre su experiencia como uno de los entrenadores más exitosos en la historia de la NFL.

Parcells se convirtió en el primer entrenador en siete años que llega al recinto de los inMortales, ante varios de sus pupilos entre los espectadores en el Fawcett Stadium. Es el único entrenador que ha llevado a cuatro equipos diferentes a la postemporada, además de ganar el Super Bowl con los Giants de Nueva York en las temporadas de 1986 y 1990.

Parcells, el maestro de las remontadas con los Giants, los Patriots, los Jets y los Cowboys, fue llamado "el ganador definitivo" por el ex jugador George Martin, quien ayudó a develar su estatua.

"Todas las organizaciones para las que trabajé me apoyaron al máximo", dijo Parcells. "Sin eso, no hubiera tenido oportunidad alguna".

La foja de por vida de Parcells fue de 183 victorias, 138 derrotas y un empate. Ganó el premio al Entrenador del Año en 1986 y 1994.

Pidió que su busto se colocara cerca del de Lawrence Taylor, "a fin de que pueda vigilar lo que hace ese tonto".

Y citó al ex defensive back de los Giants, Emlen Tunnell, el primer negro que ingresó al recinto de Canton, en 1967.

"Los perdedores se reúnen en grupos pequeños y se quejan de los entrenadores y de los jugadores que están en otros grupos pequeños. Pero los ganadores se integran como equipo".

Ingresaron también como nuevos los ex integrantes de línea ofensiva Jonathan Ogden y Larry Allen, así como el linebacker Dave Robinson, en la ceremonia que marcó el 50mo aniversario del Salón de la Fama. Los tackles defensivos Warren Sapp y Curley Culp también fueron entronizados.

Ogden es el primer miembro de los Ravens que llega al Salón de la Fama. La franquicia se mudó a Cleveland en 1996 y fue rebautizada.