El equipo de Francia, apoyado por más de un millar de seguidores en el Palau Sant Jordi, vivió hoy su mejor jornada en 16 días de competición en Barcelona 2013 y se impuso en relevo 4x100 estilos y en los 50 metros espalda, dos finales que explican el gran nivel y la versatilidad de la natación francesa.

Los franceses sacaron provecho a la descalificación de los estadounidenses debido a que el bracista Kevin Cordes se adelantó en la salida en 0.4 cuando sólo está permitido un 0.3 y se apuntaron un tanto en la rivalidad que mantienen en los últimos años con los americanos.

El relevo francés estuvo compuesto por Camille Lacourt, Giacomo Pérez-Dortona, Jeremy Stravius y Fabien Gilot, que pararon el crono en 3:31.51 con 0.13 de ventaja sobre los australianos Ashley Delaney, Christian Sprenger, Tommaso D'Orsogna y James Magnusen.

Los japoneses Ryosuke Irie, Kosuke Kitajima, Takuro Fujii y Shinri Shioura hicieron un 3:32.36 que les sirvió para subir al tercer escalón del podio.

Los norteamericanos iban primeros cuando saltó Cordes y no conocieron su eliminación hasta el final de la prueba.

La primera medalla de oro del conjunto francés llegó en la final inicial de esta tarde en los 50 espalda entre los largos brazos de Camille Lacourt, que pudo con su compatriota Jeremy Stravius, empatado en el segundo lugar con el estadounidense Matt Grevers.

Los medallistas de plata se quedaron a 0.12 del 24.42 de Lacourt.

El chino Sun Yang sumó hoy en los 1.500 libre su tercera medalla de oro por delante del canadiense Ryan Cochrane y del italiano Gregorio Palmintieri.

Sun, campeón en los 400, 800 y 1.500 en estos campeonatos, paró el crono en 14:41.15 por 14:42.48 Cochrane y 14:45.37 de Palmintieri.

Sun tuvo que pelear más de lo esperado y no fue hasta el último 50 cuando sentenció la carrera para confirmar tras sus títulos olímpicos de 2010 en los 400 y los 1.500 que nadie le hace sombra en el fondo de la natación internacional

La holandesa Ranomi Kromowijojo se impuso hoy en la final de los 50 metros libre. La holandesa, campeona olímpica en Londres 2012, pudo con la australiana Cate Campbell, plata, y con la británica Francesa Halsall, bronce con 24.30 por 24.05 y 24.14 de sus rivales.

La rusa Yuliya Efimova y el japonés Seto Daiya se proclamaron campeones del mundo de los 50 metros braza y de los 400 estilos, respectivamente.

Efimova batió a la lituana Ruta Meilutyte, plata con 29.59, y a la estadounidense Jessicah Hardy, bronce con 29.80, por los 29.52 de la rusa.

En los 400 estilos, Daiya pudo con el estadounidense Chase Kalisz y con el brasileño Thiago Pereira. El nipón consiguió un tiempo de 4:08.69 por 4:09.22 del medallista de plata y 4:09.48 del de bronce.

La húngara Katinka Hosszu ganó su segundo oro en las pruebas de estilos al imponerse, tal y como hiciera en los 200 estilos, a la española Mireia Belmonte. Tercera fue la estadounidense Elizabeth Beisel con 4:31.69 por 4:30.41 de la magiar y 4:31.21 de la española.

En la prueba que cerró los campeonatos, el cuarteto femenino de los Estados Unidos compensó en parte la decepción que unos minutos antes habían sufrido los americanos por la descalificación del relevo masculino.

Missy Franklin, Jessicah Hardy, Dana Vollmer y Megan Romano doblegaron a las australianas Emily Seebohm, Sally Foster, Alicia Coutts y Cate Campbell con 3:53.23 por 3:55.22.

Las rusas Daria Ustinova, Yuliya Efimova, Svetlana Chimrova y Veronika Popova subieron al tercer escalón del podio a 3.24 de las estadounidenses.