Jonathan Ogden, Bill Parcells, Warren Sapp, Larry Allen, Dave Robinson, Curley Culp y Cris Carter son los siete nuevos miembros del recinto 'sagrado' del Salón de la Fama del fútbol americano.

Ogden se convirtió en el primer jugador de los Ravens de Baltimore en ser enaltecido al Salón de la Fama y el primero que abrió una emotiva ceremonia.

Elegido como primera selección de los Ravens luego que la franquicia se mudó de Cleveland en 1996 y cambió de nombre, el responsable que realizó esa selección, su ahora compañero de Salón de la Fama Ozzie Newsome, y gerente general de los Ravens, presentó al enorme tackle ofensivo.

Ogden tuvo una presencia destacada como tackle en doce temporadas con Baltimore, ganando el campeonato de la NFL en 2000. Seis meses después que los Ravens ganaron su segundo Super Bowl, Ogden dio un discurso suave, con toque humorístico, siempre en control.

El nuevo miembro del Salón de la Fama, que salió elegido en el primer año que entró en la lista de los candidatos, fue el líder bloqueador cuando Jamal Lewis corrió para 2.066 yardas en 2003.

Después le llegó el turno a Parcells, que se convirtió en el primer entrenador en siete años en acceder al recinto, con varios de sus discípulos entre el público.

El único entrenador en llevar cuatro franquicias a postemporada, Parcells ganó Super Bowls con los New York Giants en las temporadas de 1986 y 1990. Parcells, el maestro de la renovación de equipos con los Giants, Patriots, Jets y Cowboys, fue llamado el "ganador definitivo" por el exjugador George Martin, quien lo introdujo en el evento.

El récord profesional de Parcells fue de 183-138-1 y ganó honores al Entrenador del Año en 1986 y 1994. Pidió que colocaran su busto conmemorativo en algún lugar cercano a Lawrence Taylor "para no quitarle el ojo a ese tonto".

Sapp se convirtió en el segundo de los Buccaneers de Tampa Bay en ingresar al Salón de la Fama, dieciocho años después de Lee Roy Selmon.

Presentado por Mercedes, su hija de 15 años, Sapp se unió al mejor jugador de Tampa Bay en el recinto tras llegar a siete Pro Bowls y ser seleccionado All-Pro en cuatro ocasiones. También jugó cuatro años con los Raiders de Oakland.

Allen, quien dio su discurso con un nudo en la garganta, fue un bloqueador igualmente dominante que Ogden. También reivindicó ser el hombre más fuerte de la NFL, levantando una vez 350 kilogramos que pesaba un banco y lo "hice naturalmente".

Uno de los bloqueadores clave para que Emmitt Smith se convirtiera en el líder histórico de la NFL en yardas terrestres, Allen estuvo en seis equipos All-Pro y fue a 11 Pro Bowls en sus 14 temporadas, las últimas dos con los 49ers de San Francisco.

Allen ganó el Super Bowl en la temporada de 1995 y fue votado al Salón de la Fama en el primer año que fue incluido en la lista de candidatos.

Presentado por el dueño de los Cowboys, Jerry Jones, que lo seleccionó de la pequeña escuela Sonoma State en 1994, Allen culminó su intervención con el obligado "¿Qué hay de esos Cowboys?" mientras se une a Smith, Troy Aikman, Michael Irvin y Deion Sanders en el recinto.

Por otra parte, Robinson es el último miembro del campeonato de los Green Bay Packers con Vince Lombardi en ingresar al Salón de la Fama.

Robinson fue parte de los tres campeonatos de NFL bajo el ala de Lombardi, incluyendo los dos primeros Super Bowls. Se volvió elegible al recinto en 1980 y tuvo que esperar más de tres décadas para recibir el honor como nominado senior.

Tras diez temporadas con los Packers, cerró su carrera con dos años en Washington con los Redskins, y se convirtió duodécima miembro de la era Lombardi en llegar al recinto, incluido el propio entrenador.

Culp, uno de los tackles defensivos más dominantes durante la mayoría de sus 14 temporadas profesionales, incluyendo la de 1969 cuando ayudó a los Chiefs de Kansas City a ganar el título de la NFL.

El nuevo miembro del Salón de la Fama también jugó para los Oilers de Houston y los Lions de Detroit, retirándose en 1981, luego esperó más de tres décadas para ser enaltecido al Salón de la Fama.

Por último, Carter, segundo mejor receptor en la historia de la NFL tras Jerry Rice, que fue presentado por su hijo Duron e hizo un discurso lleno de emociones, después de conseguir el sueño tras seis intentos, admitió los problemas que tuvo con el alcohol, pero también la gran felicidad de estar junto a los 'inmortales'.