Agentes antidroga paraguayos con el apoyo de la Policía brasileña quemaron hoy en Paraguay 34 hectáreas con plantas de marihuana cerca de Ypehú, departamento de Canindeyú, a unos 100 kilómetros de la frontera con Brasil, informó la Secretaría Antidrogas paraguaya (Senad).

El operativo, realizado por agentes de las Fuerzas Especiales y de la Senad, encontró y destruyó unas 18 parcelas de cultivos en etapa de germinación, crecimiento y cosecha, que hubieran producido al menos 102 toneladas de marihuana, según un comunicado de la Secretaría Antidrogas.

El valor de la marihuana en el mercado paraguayo hubiera sido de 3 millones de dólares y de haber salido del país, podría alcanzar los 14 millones de dólares, según cálculos de la Senad.

Esta incursión se enmarca dentro de una campaña de rastreo en zonas rurales del país, donde se encuentran la mayoría de las extensas plantaciones ilegales de droga, que está llevando a cabo la Senad desde hace tres días para detectar y destruir cultivos de marihuana y centros de acopio.

Las operaciones como ésta, entre la Senad y la Policía Federal de Brasil, tienen la intención de atacar las zonas de producción y ocasionar un "quiebre" a los que invierten el dinero para el cultivo y cosecha de la hierba.

Brasil es el destino de más del 80 % de la droga producida en Paraguay, según la nota de la Secretaría Antidroga.

En lo que va de año, el Gobierno ha incautado unas 250 toneladas de la hierba en distintas operaciones, más que en todo el año anterior, cuando se requisaron 128 toneladas en total.