La rusa Yuliya Efimova batió el sábado el cuarto récord del actual mundial de natación, al registrar un tiempo de 29,78 segundos en la prueba preliminar de los 50 metros pecho, una modalidad no olímpica.

Efimova le sacó 0,21 segundos de ventaja a la segunda clasificada, Jessica Hardy, y mejoró también el anterior registro mundial que había establecido la propia estadounidense en el mundial de 2009 en Roma.

Los cuatro récords del mundo logrados en el certamen hasta la fecha han sido establecidos por mujeres: La primera fue la lituana Ruta Meilutyte el lunes en los 100 metros pecho, la segunda la estadounidense Katie Ledecky el martes en los 1.500 libres, y la danesa Rikke Pedersen fue la tercera, pulverizando la marca de los 200 pecho en la prueba preliminar del jueves.

Queda por ver ahora cómo reacciona Efimova de pasar a la final del domingo tras el precedente de Pedersen, quien fue incapaz de añadir la medalla de oro a su récord, quedando segunda en la carrera decisiva tras ser superada precisamente por Efimova.

Antes la rusa, Hardy y Meilutyte volverán a verse las caras en la semifinal de la tarde, nuevamente con posibilidades de rebajar el último récord establecido.

La australiana Cate Campbell, que se coronó en la jornada previa en los 100 libres, se posicionó también primera de cara a la semifinal de los 50, de la que quedó fuera la mexicana Liliana Ibáñez.

También en la tarde, el estadounidense Ryan Lochte, ganador de dos preseas de oro el viernes, volverá a escena en la final de los 100 metros mariposa tras lograr marcar el mejor tiempo en las semifinales dejando atrás al surafricano Chad De Clos por 0,04 segundos.

El neoyorquino suma tres triunfos en Barcelona, los mismos que su compatriota Ledecky, quien podría despedirse del certamen logrando un cuarto oro en caso de adjudicarse la final de los 800 libres al final de la jornada.

Su compañera Missy Franklin lidera el medallero con cuatro victorias, y buscará previamente una quinta en la final de los 200 espalda.

El estadounidense Michael Phelps, ya retirado, ostenta el récord absoluto de siete preseas de oro en un mundial mientras que, en la categoría femenil, el máximo botín histórico son cinco triunfos en un certamen, gesta conseguida en 1978 por la también estadounidense Tracy Caulkins, y la australiana Libby Trickkett en 2007.

Uno de los principales triunfadores en Londres 2012, el chino Sun Yang, se llevó sin grandes problemas la preliminar de los 1.500 libres ante el canadiense Ryan Cochrane y el estadounidense Connor Jaeger. Sun defenderá su oro olímpico en la final del domingo, con opción también de batir su propio récord del mundo.

El brasileño Daniel Orzechowski marcó el mejor tiempo en la preliminar de los 50 espalda, y el argentino Federico Grabrich libró el corte a las semifinales de la tarde.

En la noche se disputa la final del waterpolo varonil entre la doble campeona del mundo Hungría y Montenegro.

Antes, Croacia, oro en Londres, e Italia, plata y actual campeona del mundo, pelearán por la medalla de bronce en una revancha de la última final olímpica.

China sigue arriba en el medallero global con 24 preseas por 27 totales de Estados Unidos, necesitado de un oro más para igualar los 13 del país asiático y tomar la delantera.