Casi tres décadas después de su último partido, el equipo New York Cosmos regresa hoy a la Gran Manzana apadrinado por Pelé, la estrella brasileña que puso fin a su legendaria carrera en ese club neoyorquino y que vuelve ahora a la competición en plena fiebre del 'soccer' en Estados Unidos.

"No puedo estar más feliz de ver al equipo, donde volví a nacer como futbolista, regresar al terreno de juego treinta años después", aseguró Pelé en la presentación ante la prensa, convertido ahora en presidente de honor de un club que mira al pasado con nostalgia pero que piensa en el prometedor futuro que tiene por delante.

Fue aquí en Nueva York donde 'O Rei' disputó su último partido como profesional, un 1 de octubre de 1977, durante un amistoso entre el Cosmos, su equipo de aquel entonces, y el Santos brasileño, su club de toda la vida, antes de colgar las botas y poner el broche de oro a una carrera de leyenda con tres Copas del Mundo en la vitrina.

La vuelta del Cosmos a la North American Soccer League (NASL), la segunda división del fútbol estadounidense, llega en un momento en que el fútbol sigue ganando adeptos en una ciudad que cuenta ya con dos equipos, los Red Bulls y el nuevo New York City FC, y en un país que acaba de ver a su selección ganar la Copa Oro.

De momento jugarán en un estadio universitario de Long Island con capacidad para diez mil personas, pero los responsabes del equipo siguen adelante con los planes para construir un nuevo estadio en el hipódromo Belmont Park, en Queens, con capacidad para unas 25.000 personas, y que supondrá una inversión de 400 millones de dólares.

Para el esperado regreso del Cosmos a la NASL su entrenador, el venezolano Giovanni Savarese, ha reunido en el vestuario a pesos pesados como Marcos Senna, a jugadores a mitad de su carrera como la estrella local Hunter Freeman, y a jóvenes ansiosos de títulos como el atacante guatemalteco Henry López.

"Estoy disfrutando como un niño y como si fuera mi primer equipo, A pesar de que llevo tantos años dándole al balón me siento un joven entre ellos", aseguró a Efe el jugador hispanobrasileño, quien a sus 37 años afronta esta nueva etapa como un "reto" y está convencido de que la temporada será "muy ilusionante".

Senna, que habla con una mezcla de alegría y nostalgia de sus años en el Villarreal y tiene claro que una vez que se jubile volverá a España, ahora está centrado y "muy ilusionado" con el proyecto armado por el entrenador. "Le gusta jugar y tiene las ideas muy claras, así que el Cosmos lo tiene todo para triunfar".

Savarese también cuenta para el nuevo Cosmos con el español Ayozé García, el centrocampista del Sporting que dejó hace unos meses Gijón para cruzar el charco e instalarse en Nueva York con la idea de "crecer" en un club que "lo fue todo" en el fútbol en EE.UU. y que ahora quiere "volver a ser grande".

El canario, que está encantado de vestir la camiseta de un equipo por el que han pasado tantos grandes futbolistas, aseguró a Efe que le gusta la "ilusión" que se respira en el vestuario con un 'mister' que quiere tocar el balón y llevar la iniciativa en los partidos "y ahí me encuentro muy cómodo".

A punto de cumplir 21 años, López, que ya ha vestido con orgullo la camiseta de la selección de Guatemala, llega a Nueva York con muchas ganas de "sobresalir" en un combinado que espera que de "mucho que hablar" y con el que confía contribuir a que siga creciendo la pasión por el balompié en este país.

Así que los amantes del fútbol tienen una cita obligada en el estadio Shuart de Long Island para ver el esperado regreso del Cosmos, en un partido en el que se enfrenta a su histórico rival, los Strikers de Fort Lauderdale, y presenciar otro pedazito de historia del 'soccer' en Estados Unidos.