El presidente de EE.UU., Barack Obama, destacó hoy las reformas hacia la democracia y la cooperación antiterrorista de Yemen tras reunirse con su homólogo yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, con quien acordó seguir trabajando para poder repatriar a presos de Guantánamo a ese país.

El "diálogo nacional" que se está produciendo bajo el "liderazgo" de Hadi "es histórico para Yemen y está siendo inclusivo", dijo Obama a los periodistas tras la reunión que mantuvieron ambos en la Casa Blanca.

Obama reafirmó el apoyo de EE.UU. a Yemen en este "periodo de transición" para que el país pueda llevar a cabo "el tipo de reformas económicas que pueden generar empleo, crecimiento y prosperidad para el pueblo yemení".

También agradeció a Hadi por su "estrecha cooperación" en la lucha antiterrorista y en particular contra Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), con fuerte presencia en Yemen.

Hadi "reconoce que estas amenazas no son solo de carácter trasnacional, sino que también causan graves dificultades y evitan la prosperidad del propio pueblo de Yemen", comentó Obama.

"Debido a algunas reformas militares eficaces" ejecutadas por Hadi "hemos visto que Al Qaeda en la Península Arábiga ha salido de territorios que controlaba", subrayó el mandatario estadounidense.

Por su parte, Hadi afirmó que la cooperación antiterrorista "está al servicio de los intereses de Yemen", porque la presencia de Al Qaeda ha dañado al turismo y ha hecho huir del país a compañías petroleras.

Hadi hizo hincapié también en el diálogo nacional emprendido en Yemen, que incluye por primera vez a las mujeres y a los jóvenes.

Con este diálogo "esperamos la construcción de una nueva constitución" para lograr "seguridad y democracia", y la creación "de un nuevo futuro para el país", anotó el presidente yemení.

Aunque ni Obama ni Hadi hicieron comentarios al respecto, ambos acordaron hoy seguir colaborando "estrechamente" para hacer posible la repatriación a Yemen de presos de la cárcel de Guantánamo cuyo traslado haya sido aprobado, según indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Los dos líderes se comprometieron a mantenerse en "estrechas consultas" sobre este "crucial" asunto.

Además, Hadi expresó su intención de poner en marcha un programa "de rehabilitación de extremistas" para hacer frente al problema del extremismo violento dentro de Yemen y facilitar, además, la transferencia al país de detenidos de Guantánamo.

De los 166 presos de Guantánamo, ubicada en una base estadounidense en Cuba, un total de 86 han recibido el visto bueno para su traslado o puesta en libertad y 56 de ellos son de Yemen.

Obama, por su parte, reafirmó su compromiso con el cierre de la prisión de Guantánamo y recordó su decisión de mayo pasado de levantar la moratoria que existía sobre la transferencia de presos a Yemen.

Esa moratoria se impuso después del intento frustrado del joven nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab de volar un avión en ruta desde Amsterdam a Detroit (EE.UU.) en la Navidad de 2009 con explosivos que llevaba ocultos en su ropa interior, un plan que fue atribuido por el Gobierno de Obama a AQAP.

Hadi, quien asumió el poder en Yemen a finales de 2011 tras la rebelión contra el entonces presidente, Abdalá Saleh, se reunió el pasado lunes con el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.

El martes Hadi sostuvo un encuentro con el secretario de Defensa, Chuck Hagel, quien elogió a Yemen como un "socio clave" de Estados Unidos y destacó la "reorganización positiva" de las Fuerzas Armadas en ese país, según el Pentágono.

Hagel aseguró también que seguirá buscando formas de mejorar la cooperación bilateral en materia de defensa.